Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Cómo calentar la casa ahorrando en calefacción

Cómo calentar la casa ahorrando en calefacción

Con la llegada del frío a todos nos gusta resguardarnos de las bajas temperaturas y estar calentitos en casa. La calefacción, la estufa o gas son algunos de los grandes aliados de esta temporada. No obstante, tal y como indican numerosos estudios, el gran uso que hacemos de estos supone un gran gasto para nuestro bolsillo. ¿Sabes que existen algunos trucos para calentar la casa y sin gastar demasiado? La clave está en saber aprovechar el calor que viene de fuera y aislar lo máximo posible el frío que entra del exterior.

 

1. Ventilación

Para poder aprovechar al máximo la energía solar no hay que pasarse cuando ventilamos la casa. Unos 5 minutos sería el tiempo ideal, pero en el caso de tener ventanas muy pequeñas se puede incrementar unos 5 o 10 minutos más. El momento adecuado del día sería cuando ya ha aparecido el sol. Evitar ventilar la casa cuando hayan bajado las temperaturas y haga mucho frío.

 

2. Cerrar espacios

Para evitar que el frío se disperse por toda la casa siempre cerrar las puertas en las zonas donde no estamos. De esta manera concentramos el calor donde sí habitamos normalmente.

 

3. Aprovechar la luz del sol

La entrada de la luz al interior de nuestro hogar es otro factor que ayuda a calentar la casa. Por lo tanto, debes evitar cualquier obstaculo que lo impida: no tapes con cortinas o persianas las ventanas, puertas o zonas donde entre luz. Cierra bien las ventanas para evitar que se escape el calor que se ha ido generando a lo largo del día. Una vez el sol se pone, cerrar y tapar bien todas las zonas para que no se enfríe la casa.

 

4. Aislar el frío

Un truco para evitar la entrada de frío es usar cinta adhesiva aislante en todos los huecos de las ventanas y colocar burletes en las puertas. También puedes usar cortinas gruesas o con forro térmico para las puertas y ventanas.

 

5. Alfombras

Las alfombras, aunque no son aislantes, son un elemento de la casa que conservan las temperaturas de la habitación ya que en suelo hay una gran pérdida de calor, un 10% aproximadamente. Otra opción para elevar la temperatura de tu hogar es colocar moquetas, ayudan a retener un 12% de calor en tu hogar.

 

6. Calefacción

Es un error dejar la calefacción encendida durante todo el día, lo aconsejable es ajustar el encendido de la calefacción al horario en el que los miembros de la casa están habitando. Por la noche una temperatura ideal sería entre 15 y 17ºC, durante el día unos 20ºC.

Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (Idea), durante el día hay que ajustar el termostato a 20 o 21ºC. Los expertos aseguran que por cada grado de temperatura que se incrementa se aumenta un 7% de media el consumo energético.

 

7. Muebles

No colocar nunca los muebles de grandes dimensiones delante de los radiadores para evitar la absorción del calor y, como consecuencia, no caliente suficientemente la zona de la casa. Otra manera de retener el calor es colocar estanterías encima del radiador, en especial cuando la casa tiene techos altos. Por otra parte, los radiadores deben estar bien limpios.

 

Comparte este artículo en...