Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Cómo usar la gelatina para hacer postres

Cómo usar la gelatina para hacer postres

La gelatina es una proteína de origen animal y da consistencia a los dulces o rellenos que preparemos. A la hora de su empleo, ya sea gelatina en polvo como en láminas, siempre debemos remojarla antes con agua fría. Nunca calentar la gelatina directamente ya que se formarían grumos y no se disolvería correctamente.

 

Si usamos las hojas de gelatina, una vez transcurridos los 5 minutos de su remojo, escurrirlas con las manos y disolverlas en agua templada o como indique la receta.  Si por el contrario usamos la gelatina en polvo, podemos añadirla al líquido con el que la vayamos a disolver y dejarla en remojo durante 5 minutos. A continuación calentaremos la gelatina al baño María hasta que se disuelva y el líquido esté limpio. Hay que tener en cuenta que la gelatina nunca debe hervir puesto que quedaría pegajosa y no cuajaría.  

Comparte este artículo en...