Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Cómo mantener la lechuga fresca y crujiente para las ensaladas

Cómo mantener la lechuga fresca y crujiente para las ensaladas

 

  • Desechar las hojas ennegrecidas o estropeadas.

  • Lavar la lechuga y escurrirla con un papel absorbente, un trapo de cocina o con una centrifugadora para ensaladas.

  • Guardar la lechuga en el refrigerador envuelta en una bolsa de plástico para reducir la pérdida de humedad y para que quede más crujiente.

  • Otro truco para que las hojas queden crujientes es sumergirlas durante unos 15 o 20 minutos en agua helada.

  • Aliñar la ensalada justo antes de servir.
Comparte este artículo en...