Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

3 trucos sencillos para separar la clara y la yema de un huevo

3 trucos sencillos para separar la clara y la yema de un huevo

El huevo es un ingrediente muy usado para numerosas recetas. No obstante algunas de ellas requieren que las yemas y las claras se separen.

A veces esta tarea resulta complicada, pues la mayoría de las veces la yema y la clara acaban uniéndose. La forma más común de hacerlo, y no siempre exitosa, es cascar un huevo sobre un recipiente e ir dejando que la clara se vaya  escurriendo entre los dedos. Si quieres técnicas para separar las claras y las yemas de un huevo fácilmente no te pierdas los  3 trucos sencillos que vienen a continuación.

1. Una de las maneras fáciles que existen para separarlas es la siguiente. Prepara dos cuencos y casca el huevo en uno de ellos. A continuación separa la cáscara del huevo por la mitad y deja caer parte de la yema en el mismo recipiente. Ahora se trata de que vayas pasando  la yema de una mitad de la cáscara a la otra para que el resto de la clara caiga totalmente en el cuenco. Al final, como se ve en el vídeo,  solo te debe quedar la yema en una mitad del huevo.

2. Este truco resulta muy original y práctico. Solo necesitarás una botella de plástico. Empezaremos rompiendo la cantidad de huevos que necesitemos en un plato hondo. A continuación  cogeremos la botella de plástico y la apretaremos ligeramente por los lados para que expulse aire y pierda su forma. Acercaremos la botella a la yema y quitaremos la presión, de esta forma la botella absorberá solo la yema. Coloca las yemas en otro plato apretando un poco la botella para sacarlas, y ya tendrás las tendrás separadas.

3. Un truco muy sencillo y seguro es cascar un huevo en un embudo colocado sobre un recipiente. Este proceso deberá ser delicado, pues la yema no debe romperse. Con este método conseguiremos que la yema caiga en el recipiente, mientras que la yema quedará en el embudo. Puedes ver el proceso en el siguiente vídeo.

Comparte este artículo en...