Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Propiedades nutricionales del cerdo

Propiedades nutricionales del cerdo

En nuestra gastronomía el cerdo es uno de los mamíferos del que mayor aprovechamos su carne. Pues entre las piezas más consumidas del cerdo destaca el solomillo, el lomo, los muslos o jamones, las paletillas, los embutidos elaborados con sus intestinos, y las vísceras como las manos, pies, codillos y panceta.

 

La carne de cerdo tiene un alto contenido en grasa, alrededor de un 30%, no obstante las partes más magras del animal contienen aproximadamente un 9% de grasa. El porcentaje en grasa dependerá de la raza, la pieza del animal, la edad de sacrificio, la alimentación y la movilidad del cerdo. Así pues, nos encontramos con dos tipos de cerdo: el cerdo blanco y el cerdo ibérico. El cerdo blanco es el animal que mayor se consume y del que se obtiene la mayor parte de productos cárnicos. El cerdo ibérico contiene una mayor cantidad de grasa monoinsaturada debido a la alimentación rica en ácido oleico y a la movilidad del animal.

 

La carne del cerdo contiene un 16% de proteínas de alto valor biológico puesto que éstas contienen aminoácidos esenciales para el ser humano, es rica en minerales como el hierro, zinc, potasio, magnesio, fósforo, potasio y selenio. En lo que refiere a vitaminas, la carne de cerdo destaca por su contenido en vitaminas B1, B2, B6 y sobre todo la B12.

 

En el momento de comprar cerdo debes tener en cuenta que la carne sea firme, el tono de su carne sea rosado y su grasa blanca y también firme. Si por el contrario, observamos que la carne tiene un tono pálido esto significaría que el animal sacrificado tiene mayor edad por lo que su carne estaría más dura.

 

Ver todas las recetas de cerdo

Comparte este artículo en...