Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

¿Por qué no adelgazo si sigo a dieta?

¿Por qué no adelgazo si sigo a dieta?
Las razones por las que nos cuesta perder peso

Según datos de un estudio de Nutrición hospitalaria, un 65,6% de la población desea perder peso y el 44,9% ha seguido alguna dieta en algún momento de su vida para conseguir este objetivo . No obstante, la mayoría de veces estas dietas resultan poco adecuadas debido al afán para adelgazar rápidamente y sin esfuerzo, o simplemente por falta de conocimiento sobre cuál es la más adecuada.

Según el mismo estudio, cuando se intenta adelgazar, el 63% de la población incrementa su actividad física, un 23,9% toma productos dietéticos o plantas medicinales y un 48% compensa los excesos. Durante esta fase también se abandonan los dulces, bollos o pan; y aumenta el consumo de frutas y verduras.

 

Perder muy poco peso o estancarse son los principales problemas de muchas personas que siguen dietas. Pero, ¿por qué nos cuesta tanto adelgazar?

 

Saltarse las comidas o comer un yogur

Según la  Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), una dieta adecuada es aquella que contiene todos los nutrientes necesarios para nuestro organismo: 40-50% de hidratos de carbono, 10-20% de proteínas, y 30-35%  de grasa . A lo largo del día, debemos ingerir dichos nutrientes a través de los distintos grupos de alimentos y no saltarnos ninguna comida ya que nuestro organismo produce más insulina, una hormona producida por el páncreas que se encarga de regular la cantidad de glucosa de la sangre. Cuando nuestro cuerpo tiene más cantidad de insulina, más necesidad de alimentos y, por lo tanto, más necesidad de ingerir. Así, saltarse una comida hace que los niveles de glucosa en la sangre se alteren y favorezca la obesidad.

 

Tamaño de las raciones

Debemos ingerir según lo que nuestro cuerpo necesita, ya existen factores como sexo, edad o condición física. Normalmente una persona necesita ingerir entre 20 y 25 calorías por kg de peso real. Si una mujer pesa 80 kg, necesitará ingerir entre 1.600 y 1.800 calorías aproximadamente, todo depende de la actividad física que realice, advierte Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. En el caso que se consuma menos, puede haber más deficiencias de nutrientes que a la larga pueden ocasionar problemas médicos o una recuperación más rápida del peso perdido. Una dieta muy baja en calorías puede hacer perder proteínas musculares y hacer bajar la tasa metabólica, por lo que se produce el efecto rebote.

 

 

img articulo

 

Comer despacio

Si comemos despacio nos llenaremos, al contrario de comer deprisa. Nuestro cerebro recibe las señales de saciedad tras los 20 minutos de empezar a comer. De esta manera, ingerimos menos y favorecemos una buena digestión.

 

Horario de comida irregular

No tener un horario regular en las comidas favorece la obesidad y problemas cardiovasculares. Así lo indican numerosas investigaciones. Nuestro organismo está regulado por un reloj biológico. Si alteramos los ritmos no comiendo a la hora indicada, o comemos en exceso tras un largo periodo sin ingerir, alteramos el ritmo circadiano de nuestro organismo. Según Marta Garaulet, nutricionista y doctora en Farmacia, esto causa cambios en nuestro metabolismo, en nuestra ingesta y en el peso.

 

Agua

Según el nutricionista francés Jean Michel Cohen, autor del libro He decidido adelgazar, la hidratación es uno de los pilares básicos para eliminar correctamente todos los residuos de nuestro organismo. Además de mantenernos hidratados el agua nos ayudará a dar una mayor sensación de llenura, y evitaremos comer en exceso. Los especialistas recomiendan beber unos 8 vasos de agua al día.

 

Pan vs tostaditas

El pan es uno de los alimentos que se retira rápidamente cuando se hace dieta ya que existe la creencia que engorda. Por este motivo, la mayoría de personas que quiere adelgazar lo sustituye por variedades secas como tostadas o picos. Según el presidente de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN), Giuseppe Russolillo, las tostadas y estas variedades secas contienen más harina que el pan normal; por este motivo se recomienda comer de manera moderada pan de barra, en especial integral. Russolillo aconseja que hay que limitar el consumo de hidratos de carbono, y no ingerir pan cuando se coma pasta, arroz o legumbres.

 

Darle todo el protagonismo a la ensalada

Las ensaladas son las grandes protagonistas de las dietas para controlar peso. Según la jefa del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Gregorio Marañón, Susana Monereo, la ensalada la debemos consumir como acompañamiento y no como plato único. Las razones que nos da es que es un tipo de comida con la que se pasa hambre, y si queremos adelgazar, esto no puede ocurrir. La mejor opción es una ración adecuada de legumbres que nos saciará durante horas.

img articulo

 

Eliminar alimentos de la dieta

Otro de los hábitos más comunes cuando se controla el peso es eliminar determinados alimentos por temor a engordar. Según Cohen, apartar alimentos de nuestra dieta es uno de los mayores errores que se cometen ya que la restricción conduce a la frustración y, por consiguiente, al abandono de la dieta.

 

Cocción de los alimentos

Dependiendo de la manera como se cocinen los alimentos, se ingerirán más o menos calorías. Se puede cocinar con cocciones bajas en grasa y disfrutar de ricos platos. Por ejemplo, al horno, a la plancha, microondas, al vapor, hervido o al papillote, una técnica de cocción al horno en la que se consigue un plato muy sabroso.  Conseguiremos reducir la ingesta calórica y una dieta más saludable.

 

Comparte este artículo en...