Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Las dietas milagro más peligrosas para tu salud

Las dietas milagro más peligrosas para tu salud
Se caracterizan por una limitación muy estricta de calorías y el déficit de nutrientes básicos

Actualmente estamos acostumbrados a ver cómo van apareciendo nuevas dietas que supuestamente adelgazan mucho y en poco tiempo. Si a esto le sumamos que muchas están popularizadas por famosas o 'celebrities', el problema es aún mayor ya que crea más confusión entre las personas que desean bajar de peso. Según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) estas dietas llevan a una restricción calórica muy severa, lo que conlleva a una carencia de determinados nutrientes insostenible en el tiempo y peligrosa para la salud.

Esta limitación de calorías origina una pérdida de masa muscular y la formación de los cuerpos cetónicos, unos ácidos tóxicos que aparecen en la sangre y la orina cuando el organismo usa grasa corporal para obtener energía. Estos últimos son especialmente muy peligrosos puesto que puede llevar a la cetosis o cetoacidosis.

 

¿Por qué bajamos de peso?

Durante las primeras semanas de dieta se pierde mucho líquido ya que el tejido muscular es muy rico en agua y en algunas dietas se toman diuréticos. Esto causa una importante pérdida de peso.

 

El efecto rebote y los riesgos

Según AESAN, otro problema de riesgo que se le puede añadir a este tipo de dietas es el ‘efecto rebote’, una recuperación muy rápida del peso que se ha perdido cuando se finaliza el régimen. Esto ocurre porque nuestro organismo se acostumbra a recibir muy pocas calorías y nuestro metabolismo disminuye también. Una vez se abandona el régimen se produce este efecto porque nuestro cuerpo lleva a cabo un ahorro energético y gasta menos.

 

Agrava el riesgo metabólico, causa desnutriciones y déficits de vitaminas y minerales, efecto rebote, trastornos alimentarios y efectos psicológicos negativos. Estos son los riesgos ‘inaceptables para la salud’ según AESAN.

img articulo

Tipos de dietas

 

Clasificamos las dietas en:

 

  • Hipocalóricas desequilibradas. Provocan un aumento de masa grasa y pérdida de masa muscular, así como disminución de la actividad metabólica de nuestro cuerpo. Se caracterizan por producir déficits de nutrientes. Se incluyen las dietas Clínica de Mayo, ‘toma la mitad’, Gourmet, Cero entre otras.

  • Dietas disociativas. Estas dietas no limitan el consumo de alimentos energéticos, pero sí ciertas combinaciones entre ellos. Tratan de impedir la absorción y utilización de la energía y nutrientes a través de dicha disociación de los alimentos. Algunas de estas dietas son la de Hay o Disociada, Régimen de Shelton, Dieta de Hollywood, Montignac, Antidieta entre otros más.

  • Dietas excluyentes. Se basan en eliminar algún nutriente. Pueden ser dietas ricas en hidratos de carbono y sin lípidos y proteínas (ej. Dieta Dr. Prittikin y la Dr. Haas), ricas en proteínas y sin hidratos de carbono (ej. Dieta de Hollywood, de la proteína Líquida, Scardale…) que producen una sobrecarga renal y hepática; y las ricas en grasa, unas dietas que pueden ser muy perjudiciales para la salud por producir acidosis, cetosis, aumento colesterol entre otros (ej. Dieta de Atkins, Lutz…).

 

Dietas populares de riesgo

A continuación analizamos algunas dietas que se han puesto de moda para adelgazar pero que la AESAN considera que suponen un riesgo para tu salud.

 

 

Dieta de Atkins

 

Es una dieta cetogénica de las más populares y seguidas por muchas famosas. Se caracteriza por el consumo de grasas y también de proteínas procedentes por ejemplo de carnes rojas, quesos huevos mariscos, mantequillas, cremas de leche; y se consume una mínima cantidad de verduras y proteínas (10%). Se prohíbe el consumo de hidratos de carbono como pastas, harinas arroz, pan, legumbres o azúcar. Los hidratos de carbono en la dieta son la principal fuente de energía del organismo, pero ante la falta de estos nutrientes nuestro cuerpo empieza a quemar las grasas produciendo los cuerpos cetónicos en la sangre, que serán ahora la fuente energética. Esta dieta provoca falta de apetito, acetona del aliento, aumento del colesterol, estreñimiento, riesgo cardiovascular por el consumo de grasas y sobrecarga del riñón por el aumento de las proteínas. Según varios medios, es una dieta que siguen la cantante Rihanna, la actriz Catherine Zeta Jones y la modelo Kim Kardashian.

 

img articulo

 

La actriz Catherine Zeta Jones

Dieta de la alcachofa

Es una dieta monótona e hipocalórica con la que se pierde bastante peso en poco tiempo debido a la propiedad diurética de la alcachofa. Entre sus variedades, la más conocida es la que se realiza en tres días adelgazando tres kilos. Esta dieta consiste en acompañar a la alcachofa, una hortaliza poco calórica y con alto contenido en fibra,  con otros alimentos como arroz y pan integral así como frutas y lácteos. Si se realiza dos veces al mes se puede perder de cuatro a seis kilos. Es una dieta caracterizada por el consumo de un solo alimento, por lo que no nos aporta todos los nutrientes (sobre todo proteínas y grasas) necesarios para una dieta equilibrada. Además provoca el temido efecto rebote, la carencia de minerales y nutrientes, y la alteración de los riñones debido al aumento del ácido úrico.

 

Dieta de las sopa

Esta dieta monótona se basa en el consumo diario de sopa elaborada con seis cebollas, dos ramilletes de apio, dos pimientos verdes, medio kilogramo de tomates y un repollo, un cubito de caldo, sal y pimienta. También se puede consumir frutas, verduras, una pequeña cantidad de carne de vacuno, arroz integral, leche desnatada, zumos, té sin azúcar y café. No obstante, no se pueden consumir el resto de alimentos, sobre todo el alcohol, la harina y derivados, dulces, bebidas con gas. Esta dieta es inadecuada ya que hay una alta reducción calórica -debe haber un mínimo aporte de calorías para la actividad física-  y  una deficiencia de nutrientes como proteínas, minerales y vitaminas.  

 

Dieta del yogur

Es una dieta restrictiva hipocalórica  ya que se basa en la ingesta de un yogur acompañado de frutas durante dos semanas. Durante los tres primeros días no se permite la ingesta de otros alimentos, después se van introduciendo otros alimentos en cantidades pequeñas y con cocciones controladas como el salmón a la plancha, pechuga de pollo cocida, pasta cocida sin salsa etc. Es fácil volver a aumentar el peso perdido cuando se deja esta dieta y provoca deficiencia de nutrientes especialmente si esta dieta perdura durante mucho tiempo.

 

img articulo

Dieta de la manzana

Dieta hipocalórica que se basa en el consumo de la manzana y reduce la ingesta de otros alimentos ricos en proteínas. No es tan restrictiva como otras pero la limitación de algunos alimentos hace que sea una dieta que provoque deficiencias nutritivas. Por eso, sus autores aconsejan no hacer deporte, una recomendación inadecuada para mantener un estilo de vida saludable.

 

Dieta disociada de Hay

No es la dieta más peligrosa. Se basa en la teoría que los alimentos por sí solos no causan el aumento de peso, sino con determinadas combinaciones entre los mismos. Por ejemplo, se asegura que no se pueden consumir hidratos de carbono junto con las proteínas ya que los primeros se digieren en medio alcalino, y las segundas en medio ácido. Sólo se pueden tomar carnes, pescado, huevos, embutidos, algunos quesos, café y alguna dosis de grasas y aceites. Según la AESAN, esta dieta “carece de fundamento científico”.

 

Dieta de la proteína líquida

Es una dieta que no supera las 800 calorías diarias y se basa en la sustitución de las comidas por una  sustancia obtenida de la piel de vaca tratada con ácido. Esta dieta causó más de 60 muertes en Estados Unidos debido a complicaciones cardiovasculares de las personas que la siguieron.

 

Dieta Dukan

La dieta Dukan, cuyo autor Pierre Dukan fue expulsado hace aproximadamente un año del colegio de médicos en Francia, se basa en el alto consumo  de proteínas. Esta dieta, muy criticada por muchos especialistas de la nutrición y medicina, resulta una dieta muy tóxica para el hígado y el riñón.

 

Comparte este artículo en...