Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

¿Es seguro comer algo que ha caído al suelo?

¿Es seguro comer algo que ha caído al suelo?

Estás comiendo un bocadillo o un ‘snack’  y de repente se te cae al suelo. ¿Qué hacer?, ¿me lo como o no me lo como? Los últimos estudios señalan que un alimento que no ha pasado mucho tiempo en el suelo se puede comer sin temor.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Aston comprobó el año pasado la popular ‘regla de los 5 segundos’, una afirmación que indica que puedes comer cualquier alimento que se te caiga al suelo si lo recoges antes de 5 segundos. En los resultados de dicha investigación se señaló que las bacterias se pueden pegar a la comida, aunque se recoja rápidamente. Ahora bien, tiempo y el tipo de suelo son factores significativos en la transferencia de microbios.

 

Otro aspecto a considerar es el tipo de bacterias que entran en contacto con la comida, pues hay microorganismos que se adhieren a la superficie de los alimentos pero no sobreviven. Por ejemplo, un estudio de Journal of Applied Microbiology señalaba que la bacteria Salmonella pueden llegar a sobrevivir hasta cuatro semanas en los suelos sucios. De esta manera, si algún trozo de comida se cayera encima de dicha bacteria, esta sí se transmitiría al alimento.

 

img articulo

 

El tipo de suelo también es otros de los factores que hay que controlar. Los investigadores también destacaron que las bacterias se transfieren menos en alfombras que en suelos como azulejos o laminados. Además, las superficies de la casa son más seguras que las de la calle, por lo tanto, si se cae la comida en el parque es mejor no comersela.

 

Por último, los alimentos húmedos como la mantequilla o mermelada atraen más a las bacterias que los alimentos secos (galletas o pan).

 

¿Y el acto de soplar cuando se nos cae la comida?  Según Alfonso Carrascosa, científico y microbiólogo experto en seguridad alimentaria, afirmó en El País que con esta reacción eliminamos algunos restos de polvo, un hecho que no está de más.

Comparte este artículo en...