Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

El aspartamo, ¿es peligroso para nuestra salud?

El aspartamo, ¿es peligroso para nuestra salud?

 

El aspartamo es un edulcorante muy usado en la industria de alimentos. Aunque está aprobado en la legislación de Europa y EEUU, son muchas las voces que señalan sus efectos nocivos para nuestra salud. Pero, ¿qué es realmente este edulcorante?, ¿por qué empresas como PepsiCo sustituyó el aspartamo por otros edulcorantes? Y, por último, y lo que más preocupa, ¿es tan peligroso como señalan algunos rumores y teorías?

 

Aspartamo

El aspartamo es un edulcorante bajo en calorías que endulza unas 200 veces más que el azúcar común. Está formado por dos aminoácidos, el ácido aspártico y fenilalanina; y de una pequeña dosis de metanol. Dichos compuestos del aspartamo lo encontramos en muchos alimentos. Por ejemplo, los dos aminoácidos se encuentran en los alimentos con proteína como la carne, cereales o productos lácteos; y el metanol, en el jugo de algunas verduras y frutas. Este producto se usa para endulzar una gran variedad de alimentos y bebidas, pero también se usa como edulcorante de mesa.

 

El aspartamo está clasificado como aditivo alimentario en la legislación europea y americana. De hecho, recientemente la European Food Safety Authority (EFSA) revisó la ingesta diaria aceptable (IDA) y concluyó que seguía siendo el establecido, 40 mg por kilogramo de peso corporal.

Este edulcorante también ha sido declarado apto para el consumo de toda la población, incluidos los diabéticos, las mujeres embarazadas y en período de lactancia y los niños, en más de 90 países, y por organismos de control como el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios o la FDA (Administración estadounidense de Alimentos y Medicamentos).

 

Según el biólogo y reconocido nutricionista, Juan Revenga, para superar la dosis recomendada se tendrían que consumir 4 litros de bebida diarios (durante toda la vida) con el máximo de aspartamo permitido, unos 600 mg/L, en el caso de un adulto de 60 kg de peso.  

 

¿Causa cáncer?

Cuando el aspartamo es digerido por nuestro organismo, se obtiene los dos aminoácidos por separado y una parte de metanol que metabolizamos. El metanol forma parte de un grupo de sustancias químicas denominadas alcoholes. Según Revenga, no deberíamos asustarnos ya que hay otras fuentes de metanol que podemos encontrar en algunas frutas como la manzana. La manzana contiene un contenido importante de pectina, un tipo de fibra presente en algunos vegetales. Cuando se produce su degradación metabólica, se origina una cantidad de metanol normal en nuestro organismo. Es así que la cantidad de metanol normal puede derivarse tanto, por la digestión de frutas y hortalizas, por el consumo de aspartamo; o puede ser producido por el mismo cuerpo. Por lo tanto, el metanol no debería usarse para justificar los efectos perjudiciales del aspartamo.

 

Otro organismo como El Instituto Nacional del Cáncer asegura que no hay una relación entre el consumo de aspartamo y el cáncer. Los estudios de carcinogenia que se han hecho hasta el momento no han demostrado evidencia científica de dicha relación, de la misma manera que con el consumo de otros edulcorantes.

 

¿Se puede consumir aspartamo?

Según los expertos, el consumo de aspartamo es seguro siempre que se siga una dieta y un estilo de vida saludable. Conviene recordar que la cantidad permitida de este edulcorante es de 40 mg por kilogramo de peso corporal. Nuestra dieta debe basarse en una cantidad importante de alimentos de origen vegetal, y limitar el consumo de bebidas comerciales sean o no con edulcorante.

 

Únicamente, las personas que sufran fenilcetonuria, una enfermedad hereditaria poco común, deberán evitar consumirlo por la intolerancia a uno de sus aminoácidos, la fenilalanina.

 

Comparte este artículo en...