Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Diferencias entre los hidratos de carbono simples y complejos

Diferencias entre los hidratos de carbono simples y complejos
Los hidratos de carbono simples son digeridos rápidamente por nuestro estómago y pasan al torrente sanguíneo causando una subida del nivel de azúcar en la sangre

A muchos de los seres humanos les atrae lo dulce ya que existe una atracción innata hacia los alimentos azucarados. Lo dulce gusta hasta tal punto que los productos que contienen azúcares refinados y procesados forman parte de nuestras dietas diarias sin darnos cuenta.

El azúcar que conocemos en este tipo de productos pertenece al grupo de los hidratos de carbono simples. Los hidratos de carbono, que se clasifican en simples y complejos, son nutrientes que nos aportan una fuente de energía para nuestro cuerpo gracias a la glucosa que crea nuestro cuerpo cuando los ingerimos. Conocer qué alimentos nos aumenta el nivel de azúcar en la sangre y aprender nuevos hábitos de consumo es la clave para nuestra salud.

 

Hidratos de carbono simples e hidratos de carbono complejos

 

Los hidratos de carbono son los principales componentes de los alimentos vegetales: verduras, frutas, granos entre otros. Pero debemos diferenciar entre hidratos de carbono simples y complejos.

 

Los hidratos de carbono simples son digeridos rápidamente por nuestro estómago y pasan al torrente sanguíneo causando así una subida del nivel de azúcar en la sangre. En este tipo de carbohidratos encontramos la glucosa y la fructosa, que están presentes en las frutas y miel; la galactosa y lactosa, en los productos lácteos; y la maltosa, en determinadas verduras y cerveza. La sacarosa (azúcar de mesa), los azúcares procesados y refinados también pertenecen  al grupo de los hidratos de carbono simples.

 

Los hidratos de carbono complejos, a diferencia de los simples, tardan más en ser absorbidos por lo que la liberación de la glucosa en sangre es más lenta. Los alimentos de este grupo son los cereales, legumbres y las verduras ricas en alimidón.

 

 

Problemas causados por el consumo alto de azúcar

 

Mantener el equilibrio en la sangre es muy importante a la hora de mantener los niveles de energía y peso constantes.  Cada vez que ingerimos alimentos, el sistema digestivo descompone la comida ,y uno de estos compuestos es la glucosa, el azúcar utilizado por las células de nuestro cuerpo para mantener la energía de nuestro cuerpo.

 

Es en  este momento cuando el páncreas segrega una hormona llamada insulina para ayudar a las células a absorber la glucosa de la sangre y, así,  equilibrar el nivel de azúcar en la sangre.

Cuando una persona tiene los niveles de glucosa en el cuerpo altos, aumenta el almacenamiento de grasa  o se produce un desequilibrio de azúcar en la sangre que puede provocar cierto tipo de enfermedades. La diabetes, un caso severo de desequilibrio de azúcar en la sangre, es una enfermedad causada por un nivel alto de glucosa en la sangre que se origina cuando el cuerpo no puede producir suficiente insulina.

 

Los alimentos que elevan el nivel de azúcar en la sangre

 

Como se ha dicho anteriormente, determinados alimentos de nuestras comidas habituales corresponden al grupo de los hidratos de carbono simples (de asimilación rápida)  o complejos (de asimilación lenta). Los alimentos que debemos controlar más en nuestra alimentación son los simples ya que provocan un aumento  de azúcar en la sangre. Conoce qué alimentos debes controlar y cuales puedes consumir diariamente para una dieta correcta.

Azúcares

 

La sacarosa (el azúcar común), azúcares procesados y refinados, las chocolatinas y la mayoría de mieles comerciales son alimentos que nos aportan un mayor nivel de glucosa en la sangre.

Frutas

 

Los plátanos y los frutos secos son los que producen un mayor efecto, y las manzanas son las que menos. Debemos saber que el consumo de azúcares de la fruta - fructosa- nos aporta vitaminas y minerales a diferencia de las otras formas de azúcar concentrado de liberación rápida.

 

img articulo

Cereales

 

El pan comercial moreno o blanco,el arroz blanco, la pasta blanca y los copos de maíz también provocan el mismo efecto.

Alimentos equivalentes: cereales integrales, pan de centeno entero, pan de grano de centeno integral escandinavo o alemán, y las tortas y copos de avena.

Verduras y hortalizas

 

Los purés de patatas instantáneos tampoco son buenos para mantener el equilibrio de azúcar en la sangre. Las zanahorias y las chirivías son los vegetales más dulces, por eso es mejor si se consumen crudas o parcialmente cocinadas.

Alcohol y estimulantes

 

El alcohol y estimulantes como el , café y los cigarrillos trastornan los niveles de azúcar en la sangre.

 

 

Nuevos hábitos con los hidratos de carbono: maneras de controlar su consumo

 

El nutricionista Patrick Holford en El libro de la nutrición óptima nos recomienda una serie de hábitos para  controlar el consumo de azúcar y tener buenos hábitos para nuestra salud:

  • Para empezar, una manera de  mejorar tu alimentación es evitar el azúcar concentrado en forma de azúcar que se pueden encontrar en dulces, postres dulces, frutos secos y zumo de fruta natural.
  • Para desayuno o merienda se puede diluir los zumos.
  • Sustituir el postre y tentempiés y combinar desayunos con una pieza de fruta. Aunque la fruta contenga el azúcar simple llamado fructosa, se la considera como una liberadora lenta ya que las células de nuestro organismo solo funcionan con glucosa. Así el cuerpo tiene que transformar primero la fructosa en glucosa (la uvas y los dátiles contienen glucosa y liberan energía más rápidamente).
  • Los mejores alimentos son toda la clase de judías, guisantes, lentejas, las avenas y cereales integrales (hidratos de carbono compuestos). Estos alimentos contienen un alto contenido de fibra que ayuda a normalizar los niveles de azúcar en la sangre del organsimo.
Comparte este artículo en...