Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

¿Adelgazan realmente los productos ‘light’?

¿Adelgazan realmente los productos ‘light’?
Un alimento ligero debe tener un 30% menos de calorías que el producto original

Los productos ‘light’ se han convertido en un hábito de compra cada vez más común ante el deseo de perder peso. Hay la idea generalizada de como son ligeros no engordan, y a causa de esta creencia se tiende a consumir más. ¿Pero son realmente eficaces para tal fin? Varios estudios ya han demostrado que cuantos más productos se consumen más aumenta el peso.

 

Qué son los productos ‘light’

Según la normativa española un alimento ‘light’ es un producto que debe tener un 30% menos de calorías que el alimento original. Por lo tanto, para denominar un producto ligero debe de existir ya en el mercado.

Para conseguir reducir el nivel calórico de los productos se usan sustitutos o imitadores de grasa. Estos sustitutos, que se consiguen a partir de hidratos de carbono y proteínas, hacen que tanto la jugosidad y la textura no se pierda y parezca de esta manera al del original. Para reducir las calorías de los productos dulces o bebidas azucaradas se sustituye el azúcar por la fructosa o los edulcorantes.

 

No obstante, muchos de estos productos siguen aportando una cantidad de calorías a pesar de su denominación ligera ya que contienen un nivel alto de grasas saturadas y azúcares. Este es el ejemplo de los snacks o los dulces. Tal y como apuntan los expertos, para perder peso no hay que fijarse solo en el consumo de estos productos sino del consumo global de calorías que se ingiere. Según la Fundación Española de la Nutrición (FEN), el nivel de la ingesta calórica diaria adecuada es el del 10-15% de las proteínas, el 25-30% de grasas, y el resto, de hidratos de carbono. Es así que para seguir una dieta adecuada no solo hay que fijarse en las calorías de cada producto sino en toda su contenido energético (hidratos de carbono, grasas y proteínas) para obtener el nivel de ingesta calórica adecuada.

 

Etiquetado

Tal y como hemos mencionado, para considerar un producto ‘light’este debe tener un 30% de uno o más nutrientes en comparación con el producto original. Respecto al etiquetado, estos productos deberán indicar la reducción de calórica así como su valor energético por 100 gramos o 100 mililitros.También es opcional indicar las calorías por ración.

 

Alimentos ‘light’ recomendables

Es importante tener en cuenta que los productos ‘light’ nunca deben sustituir a los alimentos de una dieta equilibrada. Para consumirlos adecuadamente te detallamos los siguientes consejos:

 

  • Usar este tipo de productos como complementos y nunca como sustitutos de una alimentación sana y equilibrada. Nuestro cuerpo necesita algo de grasas y azúcares por este motivo no debemos evitarlos de nuestra dieta completamente.

  • Hacer ejercicio para quemar las calorías.

  • No abusar de refrescos 'light'. Este tipo de refrescos son de bajo nivel calórico debido a la sustitución de azúcar por edulcorantes. No obstante, si se toman altas dosis de productos con edulcorantes pueden ser laxantes.

  • Los aperitivos como las patatas fritas son alimentos ricos en grasas, aditivos y sal. Por ejemplo, unos 100 gramos de este producto en versión 'light' aporta unos 500 cal. Es mejor consumirlos muy esporádicamente.

  • En los productos lácteos la reducción calórica sí es importante. La diferencia de estos productos con los originales es que se usa leche descremada o semidescremada para su fabricación. Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), un vaso de leche normal tiene 130 kcal, mientras que uno de leche desnatada tiene 70.

En el caso del yogur, uno natural contiene unos 58 kcal y 2,9 gramos de grasa, mientras que uno con 0% materia grasa, 35 kcal. En una ración de mantequilla (10 gramos), la reducción calórica entre las dos versiones es de 45 kcal. Por lo que es un dato muy considerable según la misma organización. No obstante, nos recuerdan, que no hay que tomar este último producto en exceso por su aportación en grasas saturadas. El queso también es otro alimento del que se reduce su nivel calórico. Unos 60 gramos de queso semicurado normal tiene 250 kcal, mientras su versión 'light' unos 174 kcal.

Hay que tener en cuenta que los productos marcados como 0% de materia

grasa son los más aconsejados para personas que quieran perder peso, pues no superan el 0,5% de grasa por 100 gramos.

  • En el caso de las galletas la diferencia del contenido calórico entre la versión normal o 'light' es muy pequeña. La diferencia de las ligeras es que se fabrican con menos grasa pero se sustituye el azúcar por la fructosa, por lo que no se reduce tanto su contenido calórico. Su valor energético dependerá siempre de su proceso de elaboración y el tipo de galleta: cubiertos de chocolate, cereales entre otros. Es importante fijarse muy bien en el origen de estas calorías puesto que hay galletas que reducen las grasas pero contienen un nivel considerable de azúcares.

 

A continuación puedes observar una infografía sobre las diferencias entre los productos de una versión normal y otra ‘light’. Son datos aproximados ya que depende del fabricante y otras variables como pueden ser los ingredientes añadidos.

img articulo

 

Composición energética  entre productos normales y productos light (datos aproximados).

Comparte este artículo en...