Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

10 alimentos que deberías incluir en tu dieta tras el verano

10 alimentos que deberías incluir en tu dieta tras el verano

 

¿Cómo prolongar el bronceado?, ¿cómo preparar el cabello para el otoño? Tras el verano, volvemos a la rutina y a nuestros hábitos de siempre. Según Elena de la Fuente, nutricionista de Clínica Londres, “debemos identificar aquellos alimentos cuyo potencial nutritivo o valor nutricional los haga interesantes desde el punto de vista de la salud, bien sea por su alta concentración en antioxidantes, grasas saludables o vitaminas”.

 

De la fuente nos detalla 10 alimentos clave que debemos consumir a la vuelta del verano para sobrellevar la vuelta a la rutina con energía:

 

1- Aceite de oliva

Alimento que contiene una fuente rica en antioxidantes, ideal para combatir los radicales libres y prevenir el envejecimiento prematuro.

 

2- Ajo negro

Contiene diez veces más antioxidante que el ajo corriente, refuerza el sistema inmunitario, reduce la fatiga, el cansancio y previene los resfriados. Además, es un alimento aliado para reducir el colesterol y la presión sanguínea. También es una planta medicinal con varias funciones ya que este tipo de ajo es diurético, antibiótico y antiséptico.

 

3- Alga chlorella

Alimento que protege el sistema inmunitario con los cambios de estación, desintoxica el hígado, el intestino y la sangre. La alga chlorella está compuesta en un 45% de proteínas, 20% de grasas, 20% de carbohidratos, 5% de fibra y 10% de vitaminas y minerales.

 

4- Quinoa

Es considerado un pseudocereal con grandes propiedades beneficiosas para nuestra salud. Contiene un alto contenido en aminoácidos esenciales, proporciona mucha energía, ácido fólico y vitaminas A, B y E. La quinoa es muy nutritiva y nos aporta mucha fibra, en 100 gramos de porción comestible encontramos 7,9 gramos de este componente. Es así que De la fuente aconseja tomarla cada semana ya que además es muy fácil de digerir.

 

5- Algas Kelp

Ricas en minerales como el yodo y el calcio. Fortalecen el cabello y las uñas, ayudan a mantener la silueta, regulan el funcionamiento de la glándula tiroides y eliminan las toxinas por su alto contenido en fibra.

img articulo

 

6- El jengibre

Rico en vitaminas, minerales y aminoácidos esenciales. El jengibre tiene un gran poder antiinflamatorio, favorece la expectoración, por lo que resulta ideal para la época de resfriados y alergias. También mejora el dolor menstrual, las migrañas y estrés.

 

7- Sacha inchi

Semilla oleaginosa muy rica en ácidos grasos insaturados y baja en ácidos grasos saturados, es un gran aporte de vitaminas A y E. De la Fuente asegura que esta semilla refuerza el sistema inmunológico, reduce el colesterol, retrasa el proceso de envejecimiento, contiene propiedades antiinflamatorias.

 

8- Lenteja roja

Es rica en zinc, selenio, hidratos de carbono, proteínas, vitaminas y ácido fólico. Resulta ideal para preparar purés o añadirlas en las ensaladas frías. Destaca por su fácil digestión ya que no contienen la piel de esta legumbre. Por lo tanto, es un alimento ideal para personas con digestiones lentas, propensas a las flatulencias o con problemas intestinales.

 

9- La espirulina

Alga microscópica rica en proteínas, vitaminas del grupo B, magnesio, fósforo, hierro, betacarotenos y ácidos grasos esenciales. Por su gran poder saciante, es ideal para personas que quieren perder peso. La alga espirulina también es un aliado para los deportistas ya que combate la fatiga.

 

10- Frutos rojos

Según la nutricionista, es un alimento que ayuda a prolongar el bronceado. Los frutos del bosque son ricos en fitoquímicos y flavonoides, que ayudan a prevenir algunos tipos de cáncer, así como en carotenoides y antocianos. “Los antocianos protegen el organismo de los radicales libres dañinos, así como de los rayos ultravioleta. Además, fortalecen y conservan el colágeno del cuerpo, por lo que suelen incluirse en tratamientos para mejorar la elasticidad de la piel”, apunta De la fuente.

 

Comparte este artículo en...