Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Las razones por las que tu hijo debe hacer deporte

Las razones por las que tu hijo debe hacer deporte
La vida sedentaria tiene un efecto negativo para la salud física y psíquica de las personas

Aumentar diariamente la actividad física y reducir el sedentarismo son unos factores claros para mejorar la salud y evitar enfermedades crónicas  que afecten al bienestar de las personas.

Con la evolución de las nuevas tecnologías se ha cambiado el estilo de vida por uno de más sedentario. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya alerta de este cambio y ha señalado que la vida sedentaria es un grave problema de salud en los niños y adolescentes de 5 a17 años.

 

Beneficios para los niños

En el Decálogo para padres sobre la actividad físicade sus hijos, la Asociación Española de Pediatría afirma que la práctica regular de ejercicio físico en niños y adolescentes ayuda en la prevención y el tratamiento de la obesidad, enfermedades cardiovasculares, alteraciones psicológicas, desmineralización ósea y algunos cánceres.

 

Otros de los puntos que destaca la misma asociación es que se adquieren habilidades sociales muy positivas para que los niños aprendan, entre otros, a relacionarse, a tener una disciplina, respeto y responsabilidad entre otros.

 

img articulo

Recomendaciones para niños de 5 a 17 años 

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, con el fin de aconsejar a la población de la cantidad, intensidad, frecuencia y duración de la actividad física,  ha publicado Las Recomendaciones para la población sobre la Actividad Física para la Salud y Reducción del Sedentarismo. Estas son las pautas para el grupo de edad de 5 a 17 años:

 

  • Actividad física de 60 minutos al día de intensidad moderada y vigorosa.

  • Intercalar 3 veces por semana actividades físicas vigorosas que fortalezcan los músculos y mejoren la masa ósea.

  • Disminuir los periodos sedentarios. Es mejor priorizar otras vías como la bicicleta, andar y fomentar otras actividades al aire libre.

  • Limitar el tiempo de uso de las pantallas a un máximo de dos horas al día.

 

La Asociación Española de Pediatría nos recuerda además la importancia de hidratarse cuando la actividad física es intensa o el ambiente es caluroso, garantizar la seguridad de los pequeños con un entorno sin peligros, y mantener una alimentación variada y equilibrada.

Comparte este artículo en...