Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

¿Cómo proteger correctamente a los niños del sol?

¿Cómo proteger correctamente a los niños del sol?

El verano es una época muy divertida para los niños. Van a la playa, a la piscina y realizan todo tipo de actividades al aire libre. Es en esta época del año en la que debemos extremar aún más las precauciones. Pues los niños todavía se están desarrollando y los efectos nocivos que causa la radiación solar es mucho más perjudicial. Es más, numerosos estudios detallan que el 70% del daño solar se produce antes de los 18 años. Esto significa que aumenta las posibilidades de desarrollar un cáncer de piel cuando alcance la edad adulta.

 

Según los laboratorios La ROCHE-POSAY durante el verano un tercio de los niños pasan una media de 15 horas a la semana en bañador, lo que se considera perjudicial para el niño como hemos mencionado anteriormente. A continuación una serie de consejos que debes tener en cuenta para proteger a tus hijos del sol.

 

  • Evitar las horas de sol más intenso, pues los rayos del sol son más fuertes de 11 a 15 horas de la tarde. Por lo tanto, existe un mayor riesgo de quemaduras, deshidratación e insolación. Se recomienda que durante este tiempo el niño esté en la sombra.

  • Niños menores de 3 años. No es recomendable exponerlos al sol de manera continuada. Controlar que solo lo esten cuando el sol sea menos intenso y protegerle con filtros solares la zona de la cara, cuello y el resto del cuerpo.

  • Aplicar con frecuencia crema de protección solar con un factor de protección alto. Es recomendable ponerle la crema cada dos horas o después de alguna actividad como el baño o ejercicios y juegos al aire libre. Es importante que la crema tenga protección contra la radiación UVB y UVA, sea resistente al agua y con un índice de protección de 50.

img articulo
  • Otros elementos para protegerlo. Gafas de sol con filtro solar, sombrero de ala ancha o un gorro para proteger la zona de la cara y cuello y evitar una insolación.

  • Ropa. Debe llevar una ropa que cubra parte del cuerpo y extremidades. Debe ser oscura, puesto que protege más que la clara, y densa.

  • Hidratarse bien. El pequeño debe beber con regularidad agua para mantenerse hidratado.

  • Días nublados. Protégelo también aunque esté nublado, pues las radiaciones del sol se siguen emitiendo.

Comparte este artículo en...