Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Todo lo que deberías saber para elegir una caseta de jardín

Todo lo que deberías saber para elegir una caseta de jardín

Una caseta de jardín es un mueble exterior muy útil ya que es un lugar de almacenamiento que resulta funcional pero a la vez también estético. Las casetas pequeñas son ideales para almacenar herramientas del jardín y maquinaria. Pero existen una gran variedad de casetas con diferentes tamaños. ¿Cómo podemos elegir la caseta de jardín?

 

Los especialistas de Leroy Merlin nos dan aconsejan que nos fijemos ante todo en el tamaño, material y suelo del que disponemos.

 

Tamaño

Primero hay que plantearse qué uso le vas a dar a la caseta, es decir qué necesitas guardar o cuál va a ser su funcionalidad:

  • Como espacio de almacenaje: para muebles de exterior, maquinaria de jardín, herramientas, fitosanitarios, barbacoa portátil, juguetes de verano para la piscina entre otros. Para guardar otros objetos de mayor tamaño debes escoger una caseta de dos puertas para que te sea más fácil sacarlos y volverlos a guardar.

  • Como garaje, para pequeños vehículos como motos y bicicletas.

  • Como espacio de ocio, para que los niños jueguen, como taller de bricolaje o como cuarto de invitados.

img articulo

Material

Las casetas pueden ser de metal, madera o resina, un detalle también importante a la hora de elegir la caseta:

 

Metal: fabricadas en acero galvanizado y/o lacado al horno. Son las más ligeras y resistentes a los golpes y la corrosión, tanto que ofrecen hasta 20 años de garantía. Son ideales para guardar herramientas y algunas cuentan incluso con soportes para colgarlas. Apenas requieren mantenimiento, con algo de jabón neutro y agua puedes limpiarlas. Al estar configuradas a base de paneles se montan fácilmente. Generalmente cuentan con dos puertas para poder guardar objetos grandes con mayor facilidad. Son muy ligeras, por lo que no se recomiendan para zonas de aire salino o expuesto a fuertes vientos.

 

Madera: estas también se presentan en paneles para facilitar el montaje y suelen contar con dos puertas, incluso vidrieras, una o dos ventanas de plexiglás (salvo las que están destinadas a garaje), y techo asfáltico o de aglomerado hidrofugado. Algunos modelos incluyen suelo. Podemos encontrarlas fabricadas en dos tipos de madera.

 

  • Madera tratada: en autoclave o con insecticidas y fungicidas -  que le confieren resistencia a la intemperie y al ataque de insectos y hongos. Esta madera suele presentar un color verdoso y se puede pintar o barnizar.

 

  • Madera sin tratar: hay que tener en cuenta que las piezas deben recibir tratamiento para estar preservadas de la humedad, los hongos y los insectos que se alimentan de la celulosa. Para esto puedes usar lasur o pintura de exterior para maderas de clima extremo, que protege como un barniz.

 

Resina: de fácil instalación y sin necesidad de mantenimiento. Además se conservan muy bien gracias a su resistencia al aire salino, rayos UV del sol y a la condensación.

 

 

Suelo

Las casetas de madera y resina tienen suelo, mientras que las de metal no. Piensa en si este es un aspecto importante en el uso que le quieras dar.


Puedes ver los modelos de casetas de jardín de Leroy Merlin aquí .

Comparte este artículo en...