Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Cómo organizar una nevera

Cómo organizar una nevera
Cuando un alimento se conserva a una temperatura inadecuada, los microorganismos se proliferan y pueden pasar de un alimento a otro

 

Una conservación adecuada de los alimentos en el frigorífico resulta vital para nuestra salud ya que de esta manera evitamos la contaminación de los alimentos.  La mayor parte de toxiinfecciones alimentarias se producen en los hogares.  Tal y como indica  un estudio de Eroski consumer solo un 13% de los encuestados coloca los ingredientes de manera correcta.

Cuando un alimento se conserva a una temperatura inadecuada, los microorganismos se proliferan y pueden pasar de un alimento a otro.

A temperaturas más bajas, el desarrollo de estos microbios es mucho más lenta e incluso se detiene, garantizando así el retraso del deterioro de la comida. Es importante saber que un alimento contaminado no se detecta o huele mal siempre ya que las bacterias que los deteriora son de diferente tipo que las que producen intoxicaciones.

 

Colocación de los alimentos

Debemos tener en cuenta que algunos alimentos se estropean  con mucha más rapidez que otros. Es  por ello que deberás conocer en qué parte colocarlos dependiendo del tipo de ingredientes que sean ya que la temperatura no es la misma en todo el electrodoméstico.



  • Verduras y frutas

 

Colocar las verduras y las frutas en los cajones, la zona más templada, ya que muchas veces las bajas temperaturas pueden perjudicarlas.



  • Carnes y pescados

 

Son los alimentos más perecederos, por eso deben estar en la zona más fría de la nevera, en la parte de abajo, encima del cajón de las verduras.  De esta manera también nos aseguramos que se sus jugos entren en contacto con otros ingredientes. La temperatura para estos alimentos debe ser entre 0ºC y 3ºC.



  • Embutidos y lácteos, productos abiertos que necesitan conservación, pasteles y comidas preparadas

 

Colocarlos en las estanterías centrales o superiores ya que no necesitan tanto frío. La temperatura de esta zona es de unos 4ºC a 5ºC. Es necesario que los alimentos cocinados se enfríen a temperatura ambiente antes de introducirlos en el frigorífico. Por otra parte, una vez hayas abierto un alimento envasado en una lata de conserva conservarlo en un recipiente hermético



  • Mantequilla, bebidas, mermeladas y salsas

 

Estos ingredientes no necesitan temperaturas muy bajas, por lo tanto se colocarán en la puerta, la zona de la nevera menos fría.

 

Comparte este artículo en...