Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

7 errores habituales con los electrodomésticos de la cocina

7 errores habituales con los electrodomésticos de la cocina

En la cocina solemos ir al grano con nuestras tareas y, ya sea por ignorancia o por pereza, no usamos correctamente determinados electrodomésticos de esta zona del hogar. La nevera, el horno, el lavavajillas o el microondas son algunos de los aparatos que deberemos usar con precaución si no queremos malgastar energía o estropear los electrodomésticos y los alimentos.

 

1- Guardar la leche y los yogures en la puerta de la nevera

Es un error muy habitual introducir las botellas de leche en las puertas del frigorífico. Esta zona del electrodoméstico es la menos fría y por ello hay que meter ingredientes como la mantequilla, salsas, mermeladas o bebidas.

 

2- Guardar los tomates en la nevera

Nunca guardar los tomates en la nevera ya que pierden todo su sabor. Hay frutas y verduras de maduración retardada que siguen desarrollando algo de sabor después de ser recolectadas. Si los guardamos en la nevera, se frena el proceso de maduración y se altera su textura, que se vuelve harinosa. Por este motivo, al ser una hortaliza sensible al frío debe conservarse a temperatura ambiente.

 

img articulo

 

3- Guardar comida caliente en la nevera

Guardar la comida que acabamos de preparar es otro de los errores que cometemos habitualmente en casa. Hacer esto causa que la temperatura del electrodoméstico suba y gastes mucha más energía.

Las bajas temperaturas hacen que el desarrollo de bacterias sea mucho más lenta o se frene.

Pero en el caso de que la temperatura del frigorífico suba puede pasar lo contrario. La publicación El Comidista nos advierte que otro de los riesgos de guardar los platos calientes es que pueden proliferar los microorganismos y, como consecuencia, contaminar la otra comida almacenada.

Otro consejo que te damos es que cierres herméticamente los recipientes de las comidas. Si los mantienes destapados los olores se mezclarán con los otros alimentos de la nevera.

 

4- Enjuagar los platos antes de meterlos en el lavavajillas

Es una práctica muy común enjuagar los platos sucios antes de meterlos en el lavavajillas. Según El Comidista esto supone un gran gasto de agua, concretamente unos 12 litros por minuto. Para ello elimina los restos de comida de los platos y mételos en el aparato sin ejuagar. En el caso que se queden dentro durante días puedes usar un programa de prelavado. En este caso solo gastaríamos 4 litros de agua aproximadamente, tal y como explica la publicación.

 

img articulo

 

5- Guardar el chorizo con el envase del fabricante

Normalmente abrimos los embutidos y los guardamos en la nevera con su envase original. Cuando abrimos los embutidos o cualquier otro alimento envasado es conveniente que lo conservemos en papel de aluminio o película de plástico, según aconseja Francisco Jiménez Colmenero, del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN-CSIC). Cuando abrimos los embutidos o cualquier otro alimento envasado pierden el vacío y, al entrar en contacto con el aire, se van oxidando.

 

6- Abrir el horno constantemente para comprobar la cocción de las comidas

Cuando cocinamos al horno nos gusta ver y comprobar si nuestra comida está lista. El hecho de abrir constantemente el aparato es un grandísimo error ya que la temperatura baja entre 25 y 50º, un gran gasto de energía. Usa la luz y evita abrir el horno.

 

7- Dejar en funcionamento el microondas sin ningún alimento dentro

Introducir determinados alimentos y otros objetos con componentes metálicos es un gravísimo error. No obstante, es igualmente perjudicial dejar en marcha el microondas sin ningún alimento dentro, una práctica muy habitual. El aparato puede dañarse ya que la energía del magnetrón rebota por las paredes al no haber ningún alimento que absorba las ondas.

Comparte este artículo en...