Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

La placenta previa, ¿qué riesgos existen?

La placenta previa, ¿qué riesgos existen?

La placenta es el órgano que conecta el bebé con la madre a través de un conducto llamado cordón umbilical. Cuando se coloca en la parte inferior del útero y obstruye parcialmente o totalmente todo el orificio del canal del parto, el cuello uterino, lo llamamos placenta previa.

Al inicio de la fase de gestación, la placenta se sitúa en la parte baja del útero, pero a medida que se desarrolla el embarazo, esta se va desplazando en la parte superior del mismo. En la fase final del embarazo, el cuello uterino debe estar despejado para el parto.

 

Tipos de placenta previa

  • Total: la placenta cubre totalmente el cuello uterino.

  • Marginal: la placenta se sitúa al lado del del cuello uterino pero no cubre el orificio cervical.

  • Parcial: la placenta cubre parte de la abertura cervical.

 

Síntomas de la placenta previa

El síntoma más común es la hemorragia, que puede detenerse y volver a repetirse intermitentemente durante varios días o semanas. Algunas mujeres también suelen tener cólicos. Cuando hay sangrado, hay que acudir al médico para determinar si existe placenta previa.

 

¿Existen riesgos si tengo placenta previa?

Cuando la placenta previa sin sangrado se detecta al principio del embarazo no suele haber ningún problema ya que es habitual que la placenta se desplace. En este caso, el especialista indicará las precauciones que deben seguirse, como guardar reposo y no mantener relaciones sexuales.

No obstante, si al final de la gestación, la placenta previa aún sigue en el cuello uterino, existe un mayor riesgo de sangrado en el parto, por este motivo el médico indicará qué tipo de parto es el más recomendable, el vaginal o por cesárea.

 

Factores de riesgo

Aunque es una alteración que la puede sufrir cualquier gestante, existen una serie de factores con mayor riesgo de padecerla:

 

  • Varios embarazos previos

  • Embarazos múltiples

  • Haber tenido placenta previa en otro embarazo

  • Cicatrices en el útero por alguna cesárea, cirugía o aborto

  • Tabaco o cocaína

Comparte este artículo en...