Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Estoy embarazada: ¿Qué cambios notaré en mi cuerpo?

Estoy embarazada: ¿Qué cambios notaré en mi cuerpo?

El embarazo es una de las etapas más bonitas de toda mujer. El cuerpo de una embarazada experimenta una serie de cambios mientras el feto se va desarrollando en su útero. Cada duda o problema sobre estos cambios y alteraciones en la mujer deben ser controlados por el médico. ¿Pero qué cambios notará una mujer durante su fase de gestación?

 

Estado de ánimo

Durante el primer trimestre se produce una serie de cambios en tu estado de ánimo. La alteración hormonal de tu organismo puede causar que te sientas más sensible o tener cambios de humor repentinos. Aunque desaparecen poco a poco durante el segundo trimestre, los cambios de humor también se pueden notar a las pocas semanas antes del parto. Intenta hablar de tus preocupaciones con tu pareja o familia, haz ejercicio y salidas como ir al cine, cenar y otras actividades que te gusten.

 

Cansancio

Uno de los síntomas más comunes es el sueño y el cansarse más rápidamente. Tu cuerpo se está adaptando a esta nueva situación, por eso puedes hacer siestas cortas durante el día. Si te cansas con las tareas diarias haz pausas para ir descansando. Normalmente al segundo trimestre se recupera gradualmente la energía.  

 

Sentidos

Durante la gestación se agudiza el gusto y el olfato, síntomas que irán desapareciendo a medida que se avance tu estado. Por este motivo puede que odies o desees determinados alimentos, así como tener náuseas o vómitos.

 

Estrías

Es muy habitual que durante el segundo trimestre de embarazo aparezcan las estrías en la zona del abdomen, muslos, mamas y brazos. Esta alteración se produce cuando hay una estiramiento excesivo en la piel. Al principio se muestran de un color rojizo, y más tarde de un color más blanquecino. Es importante hidratarse estas zonas. Ver más aquí para prevenirlas.  

 

Varices

Es muy habitual en la fase de gestación que se dilaten las venas, sobre todo la de las piernas. Esto es debido a que se incrementa mucho el flujo sanguíneo y por la presión del útero sobre las venas del abdomen (se enlentece la circulación). Evitar estar sentada o levantada durante mucho tiempo, procurar no llevar ropa que comprima las piernas, sentarse con las piernas en alto, evitar la exposición solar y pasear o hacer natación.

 

img articulo

Hinchazón

Debido a la retención de líquidos y a una circulación sanguínea más lenta es normal que se te hinchen pies, manos y cara. Evita comidas saladas y realizar ejercicios para mejorar la circulación.

 

Calambres y hormigueo

Durante la noche puedes experimentar calambres en las piernas debido a la presión del feto sobre los nervios de la zona. A veces pueden ser repetitivos y desaparecen después del parto.

La hinchazón que experimenta el organismo de la embarazada también puede provocar hormigueos y adormecimiento en las manos a causa de la compresión de los nervios.

 

Cambios en la pigmentación de la piel

Algunas zonas como los pezones, areolas, vulva, cara y en la línea media del abdomen se pueden oscurecer ya que los cambios hormonales provocan que se incremente la producción de melanina, un pigmento que le da color a la piel. Hay que tener especial cuidado ya que este oscurecimiento aumenta más si te expones al sol. Para ello usa cremas de alta protección solar. Esta alteración de la piel desaparece después del parto.

 

Aumento de peso

Es un cambio muy normal aumentar de peso, en especial entre las 20-24 semanas de embarazo. Esto es debido al desarrollo del bebé, al líquido amniótico, a la placenta, al aumento de las mamas y del útero, así como la grasa que se va acumulando para mantener adecuadamente la gestación.

No obstante, el incremento de este peso depende de lo que peses antes de la gestación: cuando más se pesa menos se gana, y cuando menos más se ganará. Normalmente una mujer con un peso normal puede ganar entre 11 y 15 Kg.

Es totalmente desaconsejable hacer dietas durante la fase de gestación ya que puede ser muy perjudicial para el bebé. Procura mantener una alimentación sana y saludable y practica  regularmente actividad física recomendada por tu especialista.

 

Mamas

Las mamas se empiezan a preparar para la fase de lactancia. Notarás que aumentarán de tamaño y estarán mucho más sensibles de lo habitual. Además cuando hayan pasado 6 meses de gestación puedes notar también  la salida de un líquido amarillento que se llama calostro, una sustancia que alimentará a tu bebé durante los primeros días del parto.

 

Sudor y flujo vaginal

Mientras dura el embarazo aumenta la sudoración e incrementa el  flujo vaginal, que puede ser espeso y de un color blanquecino. Es importante mantener una correcta higiene corporal.

  • Duchate cada día con jabones suaves y neutros.

  • No realizar lavados vaginales para evitar infecciones.

  • Usar ropa holgada y transpirable para evitar que presione la zona abdominal y las piernas.

img articulo

Cabello y uñas

Cada caso es diferente. Normalmente después del parto se incrementa la pérdida de cabello y las uñas están más frágiles. En unas semanas tanto el pelo como las uñas vuelven a la normalidad. Cuídate el cabello y evita exponerlo a agresiones externas como tratamientos capilares.

 

Encías inflamadas y caries

Las encías se inflaman con más facilidad ya que reciben más flujo sanguíneo. Por eso es muy habitual que sangren más durante el cepillado o cuando se pasa el hilo dental. Además también es muy común que aparezcan caries puesto que la saliva es mucho más ácida durante el embarazo. La fundación March of Dimes aconseja cepillar los dientes con suavidad después de cada comida, no comer dulces y tener una alimentación sana, visitar al dentista regularmente y no dejar los arreglos dentales para después del parto (algunos deterioros dentales pueden provocar infecciones que pueden ser perjudiciales para el bebé).

 

Dolor espalda

La relajación de las articulaciones de la pelvis para la preparación del parto y la presión que ejerce el feto a medida que se va desarrollando más puede provocar varios dolores por todo el cuerpo, en especial la espalda, abdomen y muslos. A medida que se avanza el embarazo, la curva de la columna irá aumentando y el cuerpo se irá adaptando a todos estos cambios. Para aliviar los dolores de estos síntomas usar un zapato cómodo de medio tacón, descansar sobre un colchón firme y aplicar calor sobre la zona donde tengas dolor.

 

Mareos

Los mareos son causados por varios factores como la necesidad de más flujo sanguíneo para el desarrollo del bebé, la presión del útero sobre los vasos sanguíneos, por mantenerse mucho tiempo de pie, estar tumbada boca arriba o levantarse bruscamente. Todos estos factores pueden hacer bajar la tensión arterial y provocar mareos. Para prevenirlos intentar levantarse poco a poco de la cama, no hacer cambios bruscos de posición, no estar tumbada boca arriba, sino sobre el lado izquierdo; y procurar no estar mucho rato de pie.

 

Náuseas y vómitos

Son síntomas muy habituales durante los primeros días de embarazo y están relacionados con los cambios hormonales. Para aliviar las náuseas y vómitos leer el siguiente artículo.

 

Estreñimiento

La digestión se vuelve más lenta y la presión del feto sobre los intestinos es cada vez mayor. Por este motivo, es habitual que la mayoría de las embarazadas tengan estreñimiento. Toma alimentos ricos en fibra como cereales integrales, frutas y verduras, bebe agua y realiza alguna actividad física como pasear.

El estreñimiento y la presión del útero sobre las venas del recto también pueden favorecer la aparición de hemorroides, unas venas hinchadas que están localizadas en esta zona y que pueden causar dolor y sangrado. Es importante consultar con el médico y seguir las pautas anteriores.

 

Necesidad de orinar

La compresión de la vejiga y los músculos de la pelvis provoca la necesidad de orinar con más frecuencia y a veces pérdidas de orina. Estos síntomas ocurren durante los primeros meses y al final del embarazo.

 

Acidez de estómago

Un síntoma que aparece debido al reflujo del  ácido estomacal que sube al esófago. Cuando ocurre se experimenta un molesto ardor en el pecho. Los factores que causan los ardores son las hormonas, que relajan los músculos del esofágo, y la presión del útero sobre el estómago, que va aumentando cada vez más al final del embarazo. Para aliviar estos síntomas puedes leer nuestros consejos en el siguiente artículo.  

Comparte este artículo en...