Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Cómo aliviar los ardores y la acidez de estómago durante el embarazo

Cómo aliviar los ardores y la acidez de estómago durante el embarazo
El aumento de la hormona sexual progesterona es una de las causas de esta sensación de quemazón durante los meses de gestación

El ardor de estómago es una molestia común durante el embarazo que se presenta cuando el ácido estomacal refluye al esófago, subiendo a veces a la garganta, experimentando así una sensación de ardor en el pecho o la garganta. El proceso normal del organismo al ingerir un alimento es que los músculos que se encuentran al final del esófago se cierren. La acidez aparece porque estos músculos no se cierran del todo y provocan el reflujo de los alimentos hacia el esófago.

 

Causas del ardor del ardor de estómago

 

Las causas de estas molestias aparecen  debido al incremento de la hormona sexual femenina, la progesterona. Esta hormona hace que se relajen los músculos del esfínter esofágico (parte que une el esófago con el estómago) lo que provoca que se retrase la evacuación del estómago y los ácidos gástricos asciendan. Otra de las causas es la presión del útero sobre el estómago, que se incrementa al final del embarazo.

 

¿Cuándo aparecen los ardores de estómago?

Es normal que durante el embarazo estas molestias aparezcan en el tercer mes de gestación. No obstante, como se ha mencionado, los ardores se intensifican en el tercer trimestre ya que hay una mayor presión del útero sobre el estómago.

 

Consejos para aliviar los ardores de estómago

 

  • Ingerir comidas ligeras.

  • Masticar y triturar bien los alimentos.

  • Evitar alimentos o bebidas que incrementan la acidez o retrasan la evacuación gástrica. Algunos de estos alimentos son la cafeína, té, bebidas carbonatadas, el chocolate, las frutas cítricas, alimentos condimentados, la menta o yerbabuena, salsas, alimentos difíciles de digerir y cocciones que aporten grasa o pesadez como fritos, guisos o estofados. Los métodos de cocción más aconsejables y menos grasientos son  la plancha, el horno o papillote entre otros.

  • Beber líquidos pero no durante las comidas para evitar aumentar el volumen del estómago.

  • Ingerir lácteos como un vaso de leche neutraliza la acidez.

  • Hacer varias comidas al día pero en menor cantidad.

  • Hacer la digestión sentada y no acostarse después de comer. Es recomendable esperar al menos 2 horas ya que estar tumbado provoca el reflujo gástrico.

  • Evitar agacharse después de comer.

  • Si aparecen  ardores intensos es necesario acudir al médico para que valore si es necesario alguna medicación que ayude a aliviar estos síntomas.

Comparte este artículo en...