Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Alimentos que debes evitar durante el embarazo

Alimentos que debes evitar durante el embarazo

Durante el embarazo es muy importante la alimentación. La dieta durante los meses de gestación deberá ser sana, equilibrada y con el objetivo de satisfacer las necesidades nutricionales de la madre y el bebé. No obstante, hay algunos alimentos que la futura madre deberá evitar ya que pueden poner en riesgo su salud y la del feto. Detallamos a continuación un listado de los alimentos que no se pueden consumir. Recuerda que ante cualquier duda debes acudir al médico que te guiará para seguir una dieta correcta según tus necesidades.

 

Pescado crudo o poco cocinado

Se debe evitar comer el pescado crudo o poco cocinado porque puede contener el parásito llamado anisaki [Parásito que se puede encontrar en el pescado, cuyas larvas pasan activas al aparato digestivo humano]. Para evitar este riesgo, lo mejor es congelar el pescado. En este proceso, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte que se debe congelar el alimento durante 48 horas a una temperatura de -18º grados. Por lo tanto, se aconseja no consumir pescados marinados, ahumados o crudos.

 

Pescados que contienen mercurio

La contaminación ambiental  origina que los peces acumulen mercurio en su organismo a lo largo de su vida, especialmente en las especies de gran tamaño. El metilmercurio es la forma orgánica de mercurio más común en la cadena alimentaria y posee una elevada toxicidad ya que afecta al sistema nervioso central en desarrollo. Por ello la población más sensible son los niños pequeños, las mujeres embarazadas y mujeres en fase de lactancia.

 

Es por ello que  la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), tras los estudios de la Dirección General de Sanidad y Consumo de la Comisión Europea, recomienda a niños, embarazadas y mujeres en fase de lactancia que consuman una amplia variedad de pescados y eviten el consumo de las especies más contaminadas de mercurio como el pez espada, tiburón, atún rojo y lucio.

 

Carne cruda o poco cocinada

Si se come carne cruda o poco cocinada existe el riesgo de contraer el parásito que provoca la toxoplasmosis [Enfermedad infecciosa producida por un parásito llamado toxoplasma. La contaminación se puede originar al ingerir carnes poco cocidas o a través del contacto con animales sobre todo los gatos].  La toxoplasmosis que se contrae durante el embarazo puede provocar un aborto o prematuridad.

Es recomendable preparar la carne muy hecha, es decir, cocinarla  hasta que deje de estar rosada y los jugos que desprenda sean claros y no rosados.

 

Embutidos

Para evitar la toxoplasmosis se recomienda no ingerir embutido ya que está fabricado con carne cruda. Los embutidos que sí son aconsejables son los cocidos como el jamón dulce o pavo.

 

Frutas y verduras

Lavar previamente antes de comer las frutas, verduras, hortalizas  y hierbas aromáticas. De esta manera se previene la toxoplasmosis.

  

Hígado y paté

Son alimentos que contienen una gran cantidad de vitamina A y por lo tanto son dañinos para el crecimiento del feto

 

Sal

Moderar el consumo para prevenir las retenciones de líquidos u otros problemas de salud.

 

Grasas

Se recomienda evitar todos los alimentos ricos en grasas como la bollería industrial.

 

Bebidas con gas

Pueden producir molestias digestivas por el contenido en gas.

 

Huevos poco hechos o crudos

No se debe consumir alimentos elaborados con huevo poco hecho o crudo ya que puede haber un riesgo de contraer salmonella.

 

Leche y quesos no pasteurizados

La leche sin pasteurizar o los alimentos fabricados con leche sin pasteurizar como los quesos frescos pueden contener la bacteria Listeria monocitogenes causante de la listeriosis. La listeriosis es una infección que puede afectar entre otros a las embarazadas ya que las bacterias atraviesan la placenta e infectan al feto.

 

Cafeína y alcohol

Se debe ingerir un consumo moderado del café y de bebidas a base de cola, y chocolate. En su lugar, puedes tomar productos sin cafeína o infusiones. Los especialistas aconsejan no exceder los 200 mg diarios (dos tazas de café) ya que según señalan algunas investigaciones el exceso puede perjudicar al embarazo y al bebé. Otro motivo de su limitación es que aumenta la dificultad del organismo para absorber el hierro. El hierro es muy importante para la producción de hemoglobina, una proteína en los glóbulos rojos que transporta oxígeno a otras células. Durante el embarazo, la cantidad de sangre en el cuerpo de la mujer aumenta y por ello se necesita más hierro para producir hemoglobina.

 

Por otro lado, el alcohol durante el embarazo tampoco es recomendable ya que puede perjudicar la salud del feto o del bebé.

Comparte este artículo en...