Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

La maniobra Heimlich, la técnica contra el atragantamiento

La maniobra Heimlich, la técnica contra el atragantamiento

 

Más de 1.400 personas mueren al año en España a causa de atragantamientos. Cuando una persona se atraganta, el alimento o cuerpo extraño obstruye las vías respiratorias. Este hecho provoca que el oxígeno no llegue a los pulmones ocasionando, posteriormente, la asfixia. La falta de oxígeno al cerebro durante más de 4 minutos puede producir daño cerebral o muerte.

 

La maniobra de Heimlich es una técnica que inventó Henry Heimlich para evitar una asfixia por atragantamiento. Según se señala, esta maniobra habría salvado unas 100.000 vidas desde que se inventó. La maniobra de Heimlich, una técnica desarrollada en 1974, consiste en la compresión del abdomen bajo el diafragma con el fin de expulsar el cuerpo extraño o comida y despejar las vías respiratorias bloqueadas.

 

Signos de una persona que se está atragantando

Una persona que tiene obstruidas las vías respiratorias no puede respirar, hablar o toser. Seguidamente se coloca la mano en la garganta y el color de su cara se va volviendo de un color rojo brillante a azulado.

 

Qué hacer en caso de atragantamiento

Si la víctima puede toser es mejor no intervenir y pedirle que tosa para que expulse el alimento u objeto. Nunca hay que extraerlo con las manos, ya que sin querer este se metería más adentro.

Si la persona no consigue cesar de toser y se debilita, podemos ayudarle con palmadas en la espalda. Para ello, ayudar a la persona a inclinarse hacia delante para que el cuerpo extraño salga hacia fuera y no mientras esté erguida.

 

Si la víctima no puede toser

Si la persona que se está atragantando no tose, esto significa que sus vías respiratorias están bloqueadas y puede morir por asfixia en pocos minutos.

 

En este caso debemos iniciar la maniobra de Heimlich y llamar al servicio de emergencia 112. Esta técnica de Heimlich ayudará a levantar el diafragma y provocará tos artificial, lo que ayudará a expulsar el elemento que provoca la obstrucción.

 

Para adultos

  • Rodea con tus manos la cintura de la persona e inclínalo un poco hacia delante. Buscar la zona que está entre el ombligo y el esternón. Sobre este punto colocar el dedo pulgar y cerrar el puño. Sujetar el puño con la otra mano.

  • A continuación presionar hacia dentro y hacia arriba del abdomen con un movimiento seco. Esta acción debe hacerse de 6 a 10 veces rápidamente y con energía hasta que la víctima se recupere o la obstrucción se alivie.

     

Adultos que están solos

  • Si se puede respirar y hablar, toser fuertemente para intentar expulsar el trozo de comida u objeto. En el caso de no poder hablar y presentar dificultad para respirar:

    • Sentarse en una silla y doblar el cuerpo hacia las rodillas para que las piernas presionen el estómago.

    • Otra técnica, es presionar el vientre contra el respaldo de una silla o borde de una mesa.

Bebés

  • Para los bebés menores de dos años hay que proceder de otra manera. Colócalo sobre tu brazo y boca abajo (la cabeza debe estar más baja que sus pies) y sujeta su mandíbula y cabeza con la mano. Dar 5 golpes fuertes y rápidos entre sus omóplatos con la palma de la mano. Parar una vez el objeto salga fuera.

  • En el caso que no salga, voltear al bebé sobre la espalda. Apoyar su cabeza con la mano (la cabeza debe estar más abajo que sus pies).

  • Hacer 5 compresiones en el pecho (en la parte media inferior de su esternón) con los dos dedos. Parar si expulsa el cuerpo extraño.

     

Niños

  • Cuando la víctima es un niño hay que arrodillarse detrás de el pequeño y realizar la misma maniobra que la del adulto. No obstante, no presionar con tanta fuerza (no llegar a levantarlo del suelo).

     

Sobrepeso o embarazo

En el caso que la persona tenga sobrepeso o esté embarazada, realizar la maniobra en la mitad del esternón por detrás de ella.

 

Tumbado al suelo e inconsciente

Si el adulto está inconsciente en posición supina, arrodillarse a horcajadas sobre la víctima y colocar el talón de una mano entre las costillas y el ombligo. Con la otra mano iniciar las compresiones para expulsar el objeto o hasta que llegue ayuda médica.

 

 Vídeo demostrativo de la técnica de Heimlich. Fuente: OCU

 

hola que tal

 

Comparte este artículo en...