Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

La alergia al huevo. Síntomas y tratamiento

La alergia al huevo. Síntomas y tratamiento
El huevo es la causa más frecuente de alergia alimentaria infantil, y normalmente suele aparecer antes de los dos años y desaparece en los primeros 6 años

La alergia al huevo de gallina es una reacción alérgica causada por la ingestión y el contacto con huevo. Cuando la persona ingiere huevo, sus sistema inmunológico reacciona contra las proteínas que contiene el huevo produciendo un anticuerpo la IgE o inmunoglobulina .

La alergia al huevo afecta principalmente a los niños y en muy pocos casos se inicia después de los dos años. Hay niños sensibilizados al huevo antes de la introducción en su alimentación ya que en la leche materna ya se ha expuesto a las proteínas del huevo. El huevo es  la causa más frecuente de alergia alimentaria infantil,  y normalmente suele aparecer antes de los dos años y desaparece en los primeros 6 años.  

Según indica en El libro de las Enfermedades Alérgicas de la Fundación BBVA la Dra. Elena Alonso Lebrero, Médico especialista en Alergología y Pediatría del Hospital Materno-Infantil Gregorio Marañón, la evolución de la curación de esta alergia es de más del 70% de los niños. Alonso destaca que la evolución a veces se produce precozmente y, a partir de los 5 años, la tolerancia es más lenta.

 

¿Qué parte del huevo produce alergia?

 

Las personas alérgicas al huevo reaccionan a la ingesta de la clara ya que contiene las principales proteínas alergénicas del huevo. No obstante, las proteínas de las yemas también pueden producir efectos alérgicos.  Se han podido conocer 24 proteínas diferentes que causan alergia, siendo las más importantes la ovoalbúmina (la proteína más abundante del huevo), la ovotransferrina, el ovomucoide, la lisozima y la ovomucina.

 

 

Síntomas más frecuentes

 

Los síntomas pueden ser distintos y variar de un paciente a otro. El consumo de huevo puede causar reacciones cutáneas como picores en la boca y garganta después de una hora de su toma. Los síntomas más frecuentes son:

 

  • Reacciones cutáneas: enrojecimiento de la piel, picor, urticaria (ronchas) , hinchazón en los labios y párpados

  • Vómitos

  • Dolor abdominal

  • Diarrea

  • Problemas respiratorios de nariz con estornudos

  • Conjuntivitis y mucosidad líquida

  • Tos

  • Dificultad para respirar y tragar (síntomas graves, cuando aparezcan hay que acudir al médico).

 

Tratamiento para alérgicos al huevo

El tratamiento para las personas alérgicas al huevo es evitar el consumo de huevos así como productos que lo contengan. Además es importante saber que este alimento puede estar oculto en muchos alimentos ya que se usa para muchos productos de pastelería y como emulsionante, abrillantador y clarificador.  Es igualmente importante saber también que encontramos el huevo oculto en cosméticos (geles, jabones, cremas, champús).

Existen algunas vacunas que contienen huevo como la de la antigripal, la de fiebre amarilla, y la de la hepatitis A (Epaxal®). En lo que refiere a la Triple vírica, no hay riesgo para las personas alérgicas al huevo ya que éstas están desarrolladas en cultivos celulares de fibroblastos de embrión de pollo y no en huevos embrionados. No obstante, en pacientes anafilácticos (que hayan presentado reacciones graves tras el consumo de huevo) se recomienda acudir al médico para las pruebas necesarias.

A la hora de la compra de productos es muy importante fijarse en las etiquetas de los alimentos. Según  la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) las proteínas del huevo deben aparecer como: albúmina, coagulante, emulsificante, globulina, lecitina o E-322, livetina, lisozima o E-1105, ovoalbúmina, ovomucina, ovomucoide, ovovitelina, vitelina o E-161b (luteína, pigmento amarillo).

Por último, hay que tener en cuenta los utensilios con los que se cocinan. Los pequeños residuos de huevo pueden contaminar las herramientas y superficies de cocina. Por ello, evitar cocinar con el mismo aceite en el que se haya cocinado huevo o productos que contengan huevo. También limpiar las superficies, utensilios y objetos de cocina para evitar el contacto del alérgeno con el paciente.  

 

Alimentos y productos que contienen o pueden contener huevo

A continuación una lista de los alimentos que contienen o pueden contener huevo a partir de la la información difunida de Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) y de Immunitas Vera.

  • Huevo natural o cocinado bajo cualquier forma. También evitar los huevos de otras aves como pato, pavo codorniz entre otros.

  • Caldos preparados, sopas y purés. El consomé está clarificado con preparados a base de albúmina y clara de huevo.

  • Coberturas brillantes de algunos dulces.

  • Cafés con crema como el capuchino.

  • Caramelos y golosinas.

  • Postres: helados, merengues,  sorbetes, dulces, turrones, flanes, cremas.

  • Productos de repostería y pastelería: bizcochos, magdalenas, galletas, pasteles.

  • Bebidas: vinos clarificados con clara de huevo, batidos.

  • Gelatinas.

  • Cereales de desayuno.

  • Pasta al huevo, ñoquis.

  • Pan rallado y preparados para rebozar.

  • Salsas, mayonesa, paté.

  • Empanadas, empanadillas con cubierta brillante y hojaldres.

  • Embutidos, salchichas, fiambres.

  • Sucedáneos de huevo, huevo en polvo.

  • Sucedáneos de pescado: surimi

  • Fármacos: anestésicos, complejos vitamínicos, gotas nasales

  • Algunos cosméticos: geles, jabones, champús y cremas.

  • Comida para mascotas, gatos y perros, aves y peces.

Comparte este artículo en...