Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Cáncer de mama: los síntomas y cómo detectarlo a tiempo

Cáncer de mama: los síntomas y cómo detectarlo a tiempo
En España se diagnostican 25.000 casos de cáncer de mama al año

El cáncer de mama es el más frecuente en las mujeres. Desde los años 50, el diagnóstico de este tipo de cáncer ha aumentado de forma constante en E.E.U.U, Canadá y Europa Occidental. Es una enfermedad que también pueden sufrir los hombres, pero su incidencia es muy baja ya que las las células de las glándulas de las mujeres están constantemente estimuladas por los estrógenos y progesterona.

 

En España se diagnostican 25.000 casos de cáncer de mama al año. Según apunta la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), 1 de cada 8 mujeres sufrirá esta enfermedad. Aunque la tasa de mortalidad ha disminuido gracias a los programas de cribado y la mejora de tratamientos, el cáncer de mama sigue siendo la primera causa de muerte por cáncer en España en las mujeres.

La mama

La mama está formada por glándulas, grasa, músculo, ganglios linfáticos  y piel.  En cada etapa de la vida de la mujer los cambios en las mamas pueden provocar la aparición de bultos no relacionados con tumores malignos. Entre los bultos benignos encontramos el fibroadenoma, que afecta principalmente a las mujeres menores de 30 años; y la enfermedad fibroquistica de mama, cuyos bultos cambian de tamaño con el ciclo menstrual, que afecta al 60% de la población femenina.

Anatomía del pecho (aréola, pezón, lóbulo, lóbulillos, conductos, tejido graso y ganglios linfáticos)

Así pues, las mamas son el órgano de la mujer que más cambios sufre. La acción de las hormonas femeninas, los estrógenos y la progesterona, hace que las mamas vayan creciendo durante la pubertad; tengan más tejido fibroglandular por los ciclos menstruales durante la edad reproductiva; y durante la menopausia, gran parte de la glándula mamaria se convierta en grasa debido a la alteración hormonal.

Aunque existen tumores benignos y cambios hormonales que provocan cambios en la zona es muy importante revisar el tipo de bulto con una autoexploración y una visita al médico.

 

¿Qué es el cáncer de mama?

Todos los órganos están formados por células que se dividen de forma regular para sustituir a las muertas o envejecidas. Cuando los mecanismos de este proceso se alteran en una célula, automáticamente se inicia una división descontrolada de las células que causarán un tumor. Estas células se pueden extender a través de la sangre o de los vasos linfáticos y llegar a otras partes de nuestro cuerpo. Es así que hablamos de cáncer de mama cuando las células tumorales se originan en el tejido de la glándula mamaria e invaden los tejidos de alrededor y llegan a otros órganos.

Vídeo informativo sobre el cáncer de mama (Asociación Española contra el Cáncer)

Factores de riesgo

Se ha demostrado que hay una serie de factores de riesgo que puede aumentar el riesgo de desarrollar un cáncer de mama. Es importante destacar que tener un factor de riesgo no significa que se vaya a padecer dicha enfermedad, es una predisposición:

 

  • Edad: el riesgo aumenta con la edad. El 77% de los cánceres de mama se diagnostican por encima de los 50 años.

  • Herencia genética: (tener dos o más familiares de primer o segundo grado con cáncer de mama o de ovario.  Si un familiar tiene el tumor antes de los 40 años este riesgo se incrementa).

  • Tener la regla antes de los 12 años

  • Menopausia después de los 55 años

  • Hijos. Las mujeres que no tienen hijos tienen un riesgo más alto respecto a las que sí los tienen. Tener el primer parto después de los 35 años también es otro incrementa el riesgo.

  • Lactancia materna: los estudios también detallan que si se da el pecho de manera prolongada disminuye el riesgo.

  • Tratamiento hormonal sustitutivo para la menopausia

  • Obesidad: los mujeres obesas posmenopáusicas producen más estrógenos ya que en la menopausia dichas hormonas ya no se producen en los ovarios sino en el tejido graso. Si hay más grasa corporal habrá más cantidad de estrógenos en la sangre.

  • Alcohol. Aquellas mujeres que consumen de 2 a 5 bebidas alcohólicas al día tienen más riesgo de padecer esta enfermedad.

  • No realizar actividad física: es recomendable pasear a paso rápido u otra actividad física para reducir el riesgo. Mínimo 4 horas a la semana.

Síntomas

Los signos o síntomas más frecuentes por los que se debe acudir al médico son:

    Aparición de un bulto en la mama o axila que anteriormente no existía.

    Dolor en la mama al palparla.

    Retracción o hundimiento del pezón.

    Cambio de tamaño de alguna de las mamas.

    Irregularidades en el contorno del seno.

    Menor movilidad de una de las mamas al levantar los brazos.

    Alteración en la piel de mama como úlceras, cambios de color, aparición de una piel similar a la de naranja.

 

En el caso que tengas algunos de estos síntomas acude al médico para que te realice las pruebas con el fin de obtener un diagnóstico.

Imágenes de las primeras señales más frecuentes que aparecen (descripción en inglés)

 

Cómo hacer la autoexploración

Una exploración periódica ayuda a que te familiarices con los cambios de la mama que se irán originando a lo largo de su vida. Esta autoexploración la debes realizar después de cada regla. En el caso de tener la menopausia hay que fijar un día al mes. ¿Cómo hacerla? La organización científica Breast Cancer nos recomienda los siguientes pasos:

 

Paso 1. Colócate delante del espejo y pon los brazos junto a la cadera. Observa la forma de tus mamas, debes comprobar que el tamaño, forma y color no se hayan alterado. También debes mirar que las mamas no tenga ninguna inflamación.

 

Paso 2. A continuación levantar los brazos y realiza la misma comprobación del paso anterior.

 

Paso 3. Finalmente túmbate de espalda y pálpate las mamas con las yemas de los dedos y de manera suave: con la mano derecha explora la mama izquierda, y con la izquierda, la mama derecha. Es importante guiarse por un patrón para asegurarte que has explorado toda la mama:

 

  • Empieza con el pezón y ve trazando círculos cada vez más grandes hasta llegar al borde exterior de la mama.  

  • Otra opción es mover los dedos verticalmente, hacia arriba y hacia abajo.

  • También puedes comenzar por la parte exterior de la mama siguiendo una línea circular, desde el extremo hacia el pezón, formando secciones en forma de cuñas.  

 

Notas: debes asegurarte siempre que realizas una exploración completa y palpar todo el tejido mamario de la parte delantera y trasera. El examen debe ir hacia arriba y hacia abajo, desde la clavícula hasta la parte superior del abdomen. También debes comprobar la axila y apretar suavemente los pezones para comprobar si sale algún líquido.

Diferentes maneras de explorar la mama (explicado en el paso 3 del apartado Cómo hacer la autoexploración)

¿Se puede prevenir el cáncer de mama?

Aunque estamos delante de una enfermedad que no se puede prevenir, hay numerosos estudios que demuestran que el riesgo de padecerla se puede reducir a largo plazo con una alimentación saludable y rica en frutas y verduras, actividad física (mínimo 4 horas a la semana), control del consumo de alcohol, sobrepeso y obesidad.

 

Detección precoz

La detección precoz es la mejor vía para mejorar el pronóstico y la posibilidad de supervivencia. Cuando el tumor se localiza en la etapa inicial (carcinoma ‘in situ’), las probabilidades de curación son muy altas. Si existe una sospecha de padecer cáncer el médico practica uno o más  pruebas para descartar un posible tumor.

  • Mamografía (la más usada)

  • Ecografía

  • Ressonància magnètica

  • Biopsia

 

Se aconseja informarse bien con especialistas cuando existe preocupación, pues en la red se difunde mucha información. Hay que tener en cuenta que cada caso es personal.

 

Artículos relacionados:

10 ideas falsas sobre el cáncer de mama

Comparte este artículo en...