Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

12 pautas para que las personas mayores duerman más y mejor

12 pautas para que las personas mayores duerman más y mejor
Entre las recomendaciones hay que evitar las bebidas estimulantes y descansar en una zona tranquila y oscura

La alteración del sueño es un problema muy común en las personas mayores, pues normalmente se levantan durante varias veces durante la noche y se levantan muy temprano a primera hora del día. Su sueño es más entrecortado y más ligero a causa de una evolución normal de la edad. No obstante, debe consultarse con el especialista ya que hay muchas causas que pueden provocar esta alteración.

 

¿Cuáles son las causas?

Hay varios factores que provocan los problemas de sueño en los ancianos. Los más comunes son:

  • Cambios de ritmo biológicos

  • Algunos medicamentos o hierbas

  • Varias siestas durante a lo largo del día

  • Depresión

  • Ser poco activo

  • Malestar en las piernas (Síndrome de las piernas inquietas)

  • Dolores comunes de las enfermedades

  • Tomar estimulantes

  • Orinar varias veces por la noche

  • Alzheimer y otras enfermedades neurológicas

  • Enfermedades crónicas como las relacionadas con el corazón

 

Cómo conseguir que las personas mayores duerman mejor

No dormir lo suficiente afecta a nuestro organismo: pérdida de memoria, desequilibrio sistema inmunitario, depresión por la falta de melanina y alteración del comportamiento entre otros. Según ha publicado la National Sleep Foundation, las personas mayores de 65 años deben dormir entre 7 y 8 para asegurar una buena calidad de vida.

Para tratar el insomnio hay que planificar un cambio de estilo de vida y de conducta. Atencia, empresa especializada en la atención de personas mayores y con pérdida de autonomía, nos da algunas pautas básicas para que las personas mayores puedan dormir bien con el fin de mejorar su vida y bienestar. No obstante, nos recuerda Atencia, cada caso es concreto y por ello se deben individualizar dichas pautas.

 

  • La zona de descanso tiene que ser tranquila, silenciosa, segura, cómoda y oscura.

  • Evitar las siestas durante el día.

  • Ir a la cama a la misma hora todos los días.

  • Levantarse a la misma hora y con luz solar.

  • Hacer ejercicio con regularidad.

  • Evitar comidas pesadas en la cena.

  • Evitar tomar una cantidad excesiva de líquidos.

  • No usar la cama para ver la televisión, oír la radio o leer.

  • Evitar bebidas excitantes como cafeína y alcohol antes de ir a dormir.

  • Planificar una rutina antes de ir a la cama. Por ejemplo tomar alguna bebida caliente, lavarse los dientes o leer un libro.

  • En el caso que no se pueda conciliar el sueño tras 45 minutos en la cama, salir de la habitación y hacer alguna actividad monótona y tranquila.

  • Repetir la operación anterior hasta conseguir conciliar el sueño.

 

 

Comparte este artículo en...