Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Los huevos, ¿en la nevera o no?

Los huevos, ¿en la nevera o no?
Consejos para manipular este versátil alimento en la cocina

¿Hay que guardar los huevos en la nevera?¿Se deben lavar? La mayoría de personas se hacen numerosas preguntas sobre la manipulación de este alimento tan versátil en la cocina. Hablamos de un ingrediente muy delicado, pues se debe mantener fresco desde su compra hasta su consumo para evitar posibles toxiinfecciones.

 

Por eso, bajo este principio básico, hay que seguir unas normas para evitar la proliferación de microorganismos como la salmonella, una bacteria que se transmite a través de alimentos de origen animal. Inprovo, la Organización Interprofesional del huevo y sus productos, nos da una serie de recomendaciones a la hora de manipular el huevo:  respetar la higiene, el tiempo y la temperatura en la preparación y conservación de platos poco cocinados que no se consuman inmediatamente tras su elaboración (salsas, natillas, cremas pasteleras).

Higiene, tiempo y  temperatura

 

  • Cuando compres los huevos evita los cambios bruscos de temperatura durante su transporte. Después conservarlos en el frigorífico y no los expongas a la luz solar ni  en zonas donde haya calor. Solo sacarlos de la nevera en el momento que se vayan a utilizar.

  • No cascar los huevos en el borde los recipientes donde batas los huevos. Tampoco hay que usar estos recipientes ni los utensilios empleados para servir la tortilla o comida preparada. Si se quieren usar estos recipientes lavarlos muy bien para así evitar una posible contaminación cruzada.

  • Procurar que no entren en contacto con otros alimentos que puedan contaminar como carnes, pescados. Tampoco dejarlos al lado de alimentos con olores fuertes como ajo y cebollas. Además no uses nunca un huevo con olores y sabores extraños y de aspecto anormal.

  • No lavar los huevos antes de almacenarlos, solo antes de su utilización.

  • Los huevos que tengan la fecha de consumo preferente y tengan la cáscara débil o presente fisuras deben ser cocinados a una temperatura superior a los 75ºC. De esta manera nos aseguramos la eliminación de los microorganismos patógenos. Por ello, es imprescindible comprobar siempre la fecha de consumo.

img articulo

 

  • A veces es habitual encontrar una pequeña mancha de sangre. Estos huevos sí pueden consumirse ya que no se considera ningún peligro para la salud.

  • Lavarse muy bien las manos y quitarse las joyas antes de la manipulación de los huevos. De la misma manera los utensilios y superficies de trabajo también deberán estar limpios para evitar la reproducción de microorganismos. Nunca usar accesorios de cocina deteriorados.

  • Cocinar los platos con huevo a una temperatura de 70ºC para garantizar la eliminación de la salmonella (poco resistente a las altas temperaturas). En el caso de no consumir inmediatamente un plato caliente con huevo volver a recalentarlo antes de ingerir. Las preparaciones frías deberán estar refrigeradas. Evitar consumir el huevo poco cocinado o sin cocinar.

  • La salmonella es una bacteria que se reproduce muy rápidamente en un alimento fresco a temperatura ambiente, por ello es importante refrigerar para evitar una toxiinfección. La mayonesa es una salsa que se relaciona mucho con los brotes de salmonella. Esto es debido a que al ser una preparación sin cocción la bacteria no puede eliminarse, y por este motivo se reproduce en el caso que no se respeten las normas mencionadas. Para ello, una vez preparada la mayonesa u otras salsas sin proceso térmico, introducirlas en la nevera inmediatamente. La mayonesa se suele aliñar con vinagre o limón, que además del sabor, aportan un medio ácido en el es más difícil que se reproduzcan las bacterias.

  • Mantener también en la nevera los postres, pasteles y salsas con huevo. Consumirlos antes de las 24 horas siguientes. Además hay que cuajar muy bien las tortillas o revueltos y mantenerlos también en la nevera si no se consumen de inmediato.

  • Nunca dejar más de 2 horas a temperatura ambiente los huevos y alimentos que tengan huevo, en especial épocas de calor.

Comparte este artículo en...