Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

¿Cuántos tipos de aceite de oliva encontramos en el mercado?

¿Cuántos tipos de aceite de oliva encontramos en el mercado?
Un producto muy recomendable para cocinar y para potenciar el sabor de muchos alimentos

El aceite de oliva es una grasa fundamental que forma parte de la dieta mediterránea.

En 1985 los doctores Brown y Goldstein ganaron el premio Nobel de Medicina gracias a sus investigaciones sobre los beneficios de este producto.

 

Propiedades del aceite de oliva

En sus estudios demostraron que era un producto para combatir la arteriosclerosis y que tenía una relación entre el colesterol bueno y malo. A partir de este momento se empezó a hablar y se difundió en todo el mundo el concepto de la dieta mediterránea.

El aceite de oliva tiene efectos beneficiosos para nuestra salud por contener ácidos grasos monoinsaturados y propiedades antioxidantes. Gracias a sus componentes, el aceite de oliva disminuye el riesgo cardiovascular y el colesterol malo (LDL) sin que desciendan los niveles del bueno (HDL).

 

Tipos de aceite de oliva

Los diferentes tipos de aceite dependen de la calidad de la aceituna, las condiciones externas como la temperatura, tipo de suelo, el proceso de elaboración y el almacenamiento entre los más destacados. Así, una vez elaborados, los diferentes tipos de aceite se clasifican dependiendo de variables como la acidez (a menor grado de acidez, mayor es su calidad), sabor, color y olor entre otros.

 

Los aceites de oliva vírgenes se clasifican en aceite de oliva virgen extra, virgen y lampante:

 

Aceite de Oliva Virgen Extra

Este es el aceite de más calidad y el más natural ya que se ha elaborado con aceitunas muy seleccionadas para obtener el mayor sabor y aroma. El procedimiento para obtener su zumo es a través del prensado en frío. Su acidez libre es inferior 0,8º por cada 100 g.

 

Aceite de Oliva Virgen

Es un aceite que se obtiene a través del método del prensado pero con aceitunas de menos calidad que el anterior. Son aceitunas más deterioradas y su grado de acidez es inferior a 2º por cada 100 g.

 

img articulo

Aceite de oliva

Se consigue a partir del aceite lampante, un producto que se usaba para las lámparas de aceite. Tiene un alto grado de acidez (superior al 2º) debido a deficiencias en su elaboración o condiciones climáticas. Para que sea apto para el consumo ha de pasar por un proceso de refinación, en el que se eliminan tanto su acidez como su color y olor. Después de este proceso, se obtiene un aceite de oliva refinado al que se le añade una cantidad de aceite de oliva virgen y virgen extra para darle aroma y sabor. La acidez de este aceite es superior a 2º.

 

Aceite de Orujo de Oliva

Es producto del proceso de elaboración del aceite de oliva virgen durante su prensado. Después a través de un tratamiento físico o químico se extrae todo el aceite. De esta manera se consigue el aceite de orujo crudo que deberá pasar a un proceso de refinación como el del lampante. De este resultado se obtiene el aceite de orujo refinado al que se añade una cantidad de aceite de oliva virgen o virgen extra. Su acidez es igual o inferior a 1º.

 

Qué aceite es el más saludable

Los aceites de oliva que se han elaborado a través del prensado en frío como el virgen extra y el virgen son los más aconsejables para cocinar. Este tipo de aceites conservan la mayor parte de propiedades beneficiosas para la salud. Además también mantienen su aroma y color.

 

Las dosis recomendadas de aceite de oliva son de 3 a 6 cucharadas soperas al día (10 ml cada una).

 

img articulo

Variedades de los aceites

En nuestro país existen más de 260 variedades de olivos. Entre los más destacables hay:

  • Arbequina.  Variedad cultivada en la zona de Lleida (Cataluña). Se consigue un aceite muy afrutado y fluido. Uso: Es un aceite recomendado para aliños de alimentos de sabor suave, verduras cocidas, aderezo de ensaladas, pescados blancos cocidos o a la plancha. Al no tener un punto de amargor es ideal para la repostería y salsas suaves como la mayonesa.

  • Cornicabra. Cultivada en las zonas de Ávila, Salamanca, Zamora, Madrid y Toledo. Contiene una elevada cantidad de ácido oleico, polifenoles y antioxidantes, por lo que le cuesta más oxidarse. Es fluido, tiene un sabor afrutado y un ligero amargo y picante. Uso: ensaladas, salsas, aliños, guisos, asados, estofados, verduras cocidas o al vapor, encurtidos, escabeches. Su alto contenido en ácido oleico hace que sea un aceite ideal para usar en las cocciones.

  • Hojiblanca. Se cultiva principalmente en Córdoba, Sevilla, Granada y Málaga. Es un aceite afrutado y ligeramente picante. Uso: aconsejable para alimentos y platos con sabor suave como huevos escalfados, pastas, carpaccios de pescados blancos, verduras a la plancha y cremas de verduras.

  • Picual. Es la variedad más abundante y se cultiva en Jaén, Granada y Córdoba. Es un aceite muy resistente a la oxidación por su alto contenido en ácido oleico y sustancias antioxidantes como los polifenoles. De esta manera es un aceite ideal para las cocciones y resistente a las altas temperaturas. Uso: es un producto de gran personalidad y se usa para guisos, estofados, potajes y arroces. También para potenciar el sabor de las ensaladas, huevos fritos, revueltos y carpaccios y vinagretas.

Uso culinario

El aceite de oliva puede consumirse en crudo o usarse para diferentes cocciones. En crudo lo podemos usar para ensaladas, con pan, para preparar salsas, mayonesas, gazpachos y salmorejos entre otros. Se aconseja usar aceites de oliva suaves y poco astringentes para aliñar ensaladas, verduras, pescados blancos hervidos, revueltos o en cremas de verduras.  

En cambio, para potenciar el sabor de los fritos se recomienda usar aceites afrutados y algo amargos.

Comparte este artículo en...