Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Cómo reducir el desperdicio de los alimentos

Cómo reducir el desperdicio de los alimentos
6 pautas importantes para ahorrar en la cocina

¿Sabías que cada año se tiran 1.300 millones de toneladas de alimentos en el mundo?

¿Y que de esta cifra 7,7 millones corresponden a los residuos que desperdicia España? Toda esta cantidad de alimentos que se tiran en el mundo serían suficientes para alimentar a dos mil millones de personas. Estas son algunas de las conclusiones de la campaña que ha emprendido el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente con el objetivo de reducir el desperdicio y las presiones ambientales. Estas son algunas de sus principales recomendaciones de la guía "Cómo reducir el desperdicio alimentario":

 

Planifica tu menú y la compra de la semana

Es la clave para tener un control de lo que dispones y lo que necesitas, para ello revisa el frigorífico y la despensa. Es una manera de conseguir un gran ahorro y de mantener una alimentación más equilibrada. Según detalla la guía una buena compra responsable comienza con una buena planificación. Aquí te detallamos más pautas para una buena planificación semanal.

Igualmente de importante es la lectura del etiquetado y la conservación de los alimentos.  

 

Conserva correctamente los alimentos

Conservar correctamente los productos permitirá garantizar su calidad y frescura, y evitar posibles intoxicaciones alimentarias. Es importante fijarse en la información de conservación que el fabricante detalla en su envase y organizar adecuadamente cada alimento. Clica aquí para saber cómo ordenar el frigorífico y el tiempo que puedes guardar los alimentos en la nevera.

 

img articulo

Cocina lo necesario

Dependiendo de las características de cada persona como la edad, salud y su actividad física se necesitará cocinar más o menos. No obstante hay que saber controlar las raciones y no cocinar más de lo necesario. En muchos productos hay detallados el número de raciones para su consumo, un modelo que te puede ayudar en tu cocina. Además si no dispones de báscula, para evitar cocinar en exceso puedes seguir las indicaciones como las que nos propone la guía:

 

  • 120 g de un filete de carne equivale a un filete mediano.
  • 150 g de fruta fresca a una unidad mediana.
  • 90 g de arroz o pasta a un plato grande hondo.
  • 200 ml de leche a un vaso.
  • 90 g de legumbres a un plato mediano hondo.
  • 60 g de pan a una porción mediana.
  • 10 ml de aceite de oliva a una cucharada sopera entre otros.  

 

Si comes fuera llévate tu comida

También puedes ahorrar en el caso que comas fuera de casa. Recuerda preguntar por la cantidad de cada plato o llevarte la comida sobrante a casa (puedes pedir que te lo preparen). Si en casa ha sobrado comida puedes llevarte las sobras en una fiambrera.

 

Tira a la basura lo que sea imposible aprovechar

Todo aquello que no se puede aprovechar hay que tirarlo a la basura. Recuerda separar los residuos y tiralos en el contenedor adecuado: envases plásticos, metálicos y bricks; papel y cartón; vidrio; y contenedor orgánico. Gracias al reciclaje es posible la elaboración de nuevos productos ahorrando recursos naturales.

 

Elabora recetas con las sobras

Usando la imaginación se puede guardar restos para el día siguiente o congelarlos. Por ejemplo con fruta muy madura se pueden preparar ricos batidos o postres. Si te sobra pollo puedes elaborar croquetas, ensaladas, sándwiches o apetitosos pasteles de carne.

 

Más infromación aquí

 

Comparte este artículo en...