Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Cómo identificar un pescado fresco

Cómo identificar un pescado fresco

El pescado es uno de los alimentos básicos de nuestra dieta por su gran aportación nutricional. Entre sus propiedades más destacables, este alimento posee proteínas de alto valor biológico y vitaminas que ayudan, entre otros beneficios, a mantener equilibrado el sistema nervioso de nuestro organismo.

Hablamos de un alimento muy perecedero, por lo que necesita una conservación a bajas temperaturas y debe consumirse un día o dos después de su compra .

Ante todo, debes respetar la fecha de caducidad del pescado, pues una vez ha pasado la fecha de consumo no hay que ingerirlo. Si antes de cocinarlo tienes dudas sobre su aspecto y olor es aconsejable que no lo consumas por si está estropeado. Si quieres que te aguante más tiempo puedes congelarlo, no obstante, se recomienda consumir el pescado en 3 meses después de almacenarlo.

Para aprovechar todas sus propiedades y evitar cualquier intoxicación alimentaria debemos asegurarnos bien que el pescado está en perfectas condiciones. ¿Cómo lo podemos detectar? Toma nota de las siguientes características:

Olor. Cuando el pescado está en mal estado desprende un olor muy fuerte y penetrante. Deberá oler a mar o agua dulce según la clase de pescado.

Color. Se puede percibir también un cambio de color en los bordes del pescado. Si está en mal estado notarás que el tono se vuelve grisáceo o amarillo. Las agallas del pescado fresco siempre deben ser de un color rojo vivo o rosado dependiendo del tipo de pescado. Un pescado poco fresco adquiere un color menos coloreado y amarillento.

Escamas.  El pescado fresco tiene abundantes escamas y no deben desprenderse con facilidad

Piel. La piel de un pescado en buenas condiciones es brillante, suave y se separa de la carne con dificultad.  Su color es vivo, pero si es poco fresco adquiere un tono más apagado.

Textura. Si observas que su textura se vuelve viscosa es señal que el pescado se está estropeando.

Brillo. Un pescado en malas condiciones pierde su brillo.

Espina central. La telilla que cubre la espina central será brillante, limpia y se retirará con dificultad.

Cavidad abdominal. La telilla que la cubre debe ser suave, brillante y debe retirarse con dificultad.

Ojos. Los ojos deben ser transparentes, con pupilas negras y brillantes, y córnea limpia. Si el pescado está en mal estado sus ojos estarán hundidos, secos o de color amarillento.

Carne. Si la carne es flácida, se desprende fácilmente de las espinas, o si al presionar con los dedos no se marcan sobre su carne es otra indicación de un pescado poco fresco. Un pescado fresco tiene la piel firme y elástica, y una superficie lisa.

 

img articulo

¿Qué síntomas aparecen ante una intoxicación alimentaria?

Los primeros síntomas aparecen a partir de las 2 a 6 horas de ingerir el alimento contaminado. Suelen desaparecer a los 2 o 3 días. Los síntomas más comunes son:

 

  • Diarrea

  • Fiebre

  • Escalofríos y debilidad

  • Dolor de cabeza

  • Vómitos

  • Cólicos abdominales

 

Sigue estos consejos para cocinar de manera segura:

¿Cómo congelar y descongelar los alimentos de forma segura?

¿Durante cuánto tiempo puedo guardar los alimentos en la nevera?

¿Cuánto tiempo duran los alimentos congelados en casa?

 

Comparte este artículo en...