Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Consejos de alimentación para prevenir el acné

Consejos de alimentación para prevenir el acné
Las causas de esta alteración de la piel son los cambios hormonales, acumulación de impurezas en la piel, el estrés y algunos alimentos que pueden avivar este problema

El acné es una enfermedad inflamatoria de la piel y se produce cuando hay un aumento en la producción de grasa de las glándulas sebáceas de la cara, espalda, pecho y hombros. Las células muertas obstruyen los poros de la piel por lo que dicha grasa no puede ser expulsada.  

Por lo tanto, la grasa se acumula y las bacterias de la piel la transforman en pus que es cuando se originan las inflamaciones. El acné se manifiesta de diferentes maneras, por la presencia de puntos negros, pústulas, pápulas rojizas y nódulos.  

 

Los adolescentes y jóvenes  son la personas que tienden a tener esta alteración en la piel y también  las mujeres una semana antes de la menstruación. No obstante, también existen casos de acné adulto, acné en embarazadas o en recién nacidos.

 

Causas del acné 

Las causas del acné son los cambios hormonales, acumulación de impurezas en la piel, el estrés y algunos alimentos que pueden avivar este problema.

 

Alimentos que ayudan a moderarlo

Una alimentación adecuada puede aliviar progresivamente este problema desde su interior.

Aunque siempre debemos ser perseverantes ya que los granitos no se eliminarán de un día para mañana. Complementar una dieta adecuada con unos cuidados específicos y con la visita de un dermatólogo es la mejor manera de combatir este problema inflamatorio.

 

Según el experto en nutrición Patrick Holford, una nutrición óptima ayuda en el equilibrio hormonal de la misma manera que reduce la inflamación para las personas que padecen acné.

Así pues, una mejor dieta es aquella que ayude a limpiar nuestro organismo y ayude a disminuir o atenuar la grasa que segregan glándulas que provocan estas impurezas en la piel. Seguir una dieta baja en azúcares y grasas, alta en agua -así como  alimentos ricos con este componente como son las frutas y vegetales- y tomar unas vitaminas concretas para combatir esta enfermedad es lo que deberemos tener presente a lo largo de nuestro tratamiento:

 

 

Beber mucha agua

Beber agua es fundamental para purificar nuestro organismos y estar completamente hidratados.

 

Alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 

Los alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 ayudan a controlar la producción de sebo de las hormonas y tienen propiedades antiinflamatorias para reducir los efectos causados por acné. Alimentos ricos con este tipo de grasa son los pescados azules como las sardinas, la trucha, salmón, anchoa, emperador, bacalao; marisco con caparazón, aceite vegetales como soja, la mayoría de los frutos secos especialmente nueces.

 

Antioxidantes: vitamina A, C, E y zinc

Otra de las maneras para regular la segregación excesiva de sebo es ingerir alimentos ricos en antioxidantes a través de las vitaminas A, E y el mineral Zinc. Los alimentos ricos en antioxidantes favorecen el buen estado de la piel, la regeneración de tejidos y cicatrización.

 

Alimentos con alto contenido en vitamina A son las zanahorias, acelgas, espinacas, berros, col, brécol, col, tomate y el pescado. Si tenemos una dieta baja en vitamina A nuestro organismo tendrá menor capacidad para luchar contra las infecciones.

 

La coliflor, espinacas, el kiwi, fresas, limón, pimiento y la naranja son alimentos ricos en otro antioxidante, la vitamina C, que nos protege de las infecciones de la piel.

 

En lo que refiere a la vitamina E,  algunos de los alimentos más abundantes en esta vitamina son el apio, aceites vegetales como girasol, soja; germen de los cereales como soja y trigo; frutos secos como avellanas.

 

Entre los alimentos ricos en el mineral zinc, un mineral que nos ayudará también a eliminar las células muertas,  encontramos las ostras, carne de cordero y de aves, guisantes verdes, lentejas, nueces entre otros. Al igual que en la vitamina A, una carencia de esta vitamina disminuye la capacidad de nuestro organismo para combatir las infecciones.

 

Vitamina B

Para mantener una piel menos grasa, limpia y evitar problemas dermatológicos e inflamaciones es recomendable tomar alimentos ricos en vitamina B, sobre todo en niacina (B3) y piridoxina (B6). Encontramos esta vitamina en los champiñones, atún, pollo, salmón, pavo, sardina, caballa, espinacas, col, cebollas, aguacate, lentejas y cereales integrales.

 

Alimentos que hay que evitar

En el sentido contrario, deberemos evitar alimentos con un alto contenido en grasas saturadas y azúcares simples presentes en dulces, bollería, repostería, golosinas, bebidas azucaradas, embutidos, patatas fritas, cereales refinados.

También deberemos evitar el café, tabaco y el alcohol ya que empeora esta afección.

 

Otros consejos para mejorar el acné

Además de la alimentación también tendremos que acudir al dermatólogo para que nos aconseje el mejor tratamiento ya que cada caso es particular. No obstante también deberemos tener en cuenta una serie de cuidados:

 

  • Limpiar la cara en profundidad con jabones que el dermatólogo te haya recomendado.

  • Evitar tocarse los granos que se pueden inflamar e irritar los poros.

  • Moderar la exposición solar.  

  • Maquillarse con fluidos libres de grasas, a veces los puedes puedes encontrar con la indicación “oil free”.

Comparte este artículo en...