Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Cómo usar bien un corrector de ojeras

Cómo usar bien un corrector de ojeras

El corrector es nuestro aliado para disimular las ojeras, cuyos colores oscuros entristecen la mirada, y otras imperfecciones como granitos, rojeces y manchas. Con el corrector conseguirás que tu mirada se ilumine pero también conseguirás igualar el tono con el resto de tu piel. No obstante, si no se aplica bien, nos equivocamos con el color o abusamos de este producto podemos conseguir lo que llamamos el efecto ‘panda’.

 

El color más adecuado para ti

Dependiendo del color elegido podemos hacer que aún se vea más la imperfección que queramos disimular. Si lo elegimos mucho más claro que nuestra piel pensando en iluminar la mirada, lo que estamos haciendo es destacar aún más la ojera y que se vea más artificial.

Por otra parte, podemos usar el corrector para otras áreas de nuestra cara si no se tienen unas imperfecciones muy marcadas. En este caso usaremos un corrector más claro que la base de maquillaje para que nos quede más natural. En el caso que tengamos imperfecciones muy visibles podemos usar diferentes tonos de correctores:

 

  • El corrector verde sirve para tapar las zonas rojas del rostro como rosácea o cuperosis.

  • El corrector amarillo o anaranjado es ideal para neutralizar manchas muy profundas, ojeras violetas o de un color muy oscuro. También nos sirve para tapar hematomas y granitos no muy acentuados.

  • El corrector de color rosado o salmón ayuda a disimular las ojeras no tan oscuras y violetas sino de un tono más gris. También son excelentes para tapar ojeras que evidencian cansancio.

  • El corrector azul tapa las imperfecciones de color naranja en la piel.

  • El corrector violeta son aconsejables para los granitos e imperfecciones de color marrón, amarillo así como algunas cicatrices.

 

Texturas

En el mercado existen correctores fluidos, en crema, en lápiz etc. Saber elegir cuál es el mejor para nuestra piel no es nada fácil. Los expertos afirman que no todos los correctores valen para el mismo tipo de piel. Las pieles normales y jóvenes que tienen el contorno de ojos bien hidratado pueden usar cualquier corrector, más líquido o más denso.  Para las pieles más maduras y con líneas de expresión necesitan correctores fluidos ya que aportan mucha hidratación. Los correctores de texturas más densas como las barras y los lápices son productos que pueden cuartear su piel y sus líneas de expresión. Los correctores en crema no son tan densas, cubren más que los fluidos y son perfectas para pieles secas. Usa la barra y el lápiz si tienes el cutis graso ya que se fija mucho más en este tipo de pieles.

 

Corrector o iluminador

Se tiende a confundirlos pero no son lo mismo. El corrector tapa y disimula las imperfecciones. Por su parte el iluminador resalta las las zonas más bonitas de tu rostro. También podemos encontrarnos con correctores que tienen componentes para iluminan. Hay que destacar que un iluminador no cubre las manchas como un corrector. Así que hablamos de productos que se pueden complementar por no sustituirse.  

 

img articulo

Iluminador de Beter larga duración. PVP: 10,45€

img articulo

Corrector Beter con aloe vera, vitamina E, rosa mosqueta y propiedades hidratantes y anti radicales libres. PVP: 11,90 €

Pasos para aplicar el corrector correctamente

Gato, el maquillador oficial de Maybelline NY nos aconseja aplicar el corrector con una luz que venga de frente, no te pongas debajo una luz que caiga desde arriba o desde los laterales ya que las ojeras marcarán  mucho más las ojeras.

 

Paso 1. Aplícate un contorno de ojos y después tu base de maquillaje. El contorno de ojos hará que tu piel no se cuartee cuando tengas el maquillaje por encima.

 

Paso 2. Aplica una pequeña cantidad sobre la zona de la ojera, pero solo en la zona oscura ya que si te lo aplicas alrededor de todo el ojo puedes crear el efecto ‘mapache’.  Basta con dos capas muy ligeras, es importante no excederse en la cantidad para evitar destacar más la ojera. Debes extenderlo bien con pequeños toquecitos con la yema de los dedos pero sin arrastrarlos ya que eliminarías el producto. Para zonas más complicadas puedes usar un píncel y los dedos.

 

Paso 3. Extiendelo bien, debe cubrir toda la zona inferior de tus ojos: ojeras, debajo de las pestañas y extremos ojos. De esta manera el producto quedará homogeneizado y se parecerá a tu tono de piel.

 

Paso 4. A continuación aplicar polvos translúcidos para fijar bien el producto y para acabar de difuminarlo. Si quieres que se note menos la diferencia entre la base de maquillaje y el corrector, aplica una gota de base del primero con un poco del segundo. Mezcla y extiende dando pequeños golpecitos.  

 

Paso 5. Con la ayuda de una esponja o brocha aplícate suavemente la base de maquillaje con cuidado de no eliminar el corrector. Un truco para iluminar y disimular más las ojeras podemos usar una sombra de ojos clara sobre el párpado móvil, bajo el hueso de la ceja y en el lagrimal (ver vídeo que viene a continuación).

 

 

También puedes seguir estos consejos para disimular y corregir las ojeras.

 

Vídeo de consejos para aplicar el corrector de ojeras

Comparte este artículo en...