Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

El baño del bebé: los pasos para mantenerlo limpio

El baño del bebé: los pasos para mantenerlo limpio

El baño de tu pequeño es imprescindible para que mantenga una correcta higiene. Además es un momento que le resulta confortable, por lo que resulta ideal hacerlo antes de que se vaya a dormir. No obstante, durante los primeros días muchos bebés lloran y cogen miedo al agua. Sigue los consejos de los expertos para conseguir que el baño de tu bebé sea una experiencia placentera para los dos.

Durante el primer año de vida del bebé no es necesario bañarlo con mucha frecuencia ya que su piel se reseca, sobre todo si se usa jabones. Basta con unas dos o tres veces a la semana.

Durante las primeras semanas de vida del bebé, y antes que se le caiga el muñón del cordón umbilical, el recién nacido debe lavarse con una esponja y siempre en un ambiente cálido. Es importante colocar al pequeño en una superficie plana y cómoda como en una cama o cambiador. Para ello tendrás que tener preparado una manta, un recipiente con agua, una toallita bien enjuagada, jabón suave para bebés; y una toalla suave y esponjosa para que la superficie donde lo coloques no sea demasiado dura. Debes tener controlado al bebé en todo momento y mantenerlo cogido por el cuello con la mano.

 

Cómo lavar al recién nacido

  • El bebé debe estar envuelto en una toalla y solo hay que dejar al descubierto las zonas del cuerpo que se lavarán.

  • Humedece la toallita sin jabón para lavarle primero la cara. A  continuación moja el mismo paño en el recipiente con agua y jabón, y lávale el resto del cuerpo hasta llegar en la zona del pañal. Cuando le laves el cuerpo también debes pasarle la toallita en los pliegues debajo de los brazos, detrás de las orejas y cuello.

 

Cuando la zona umbilical se haya cicatrizado se puede bañar al bebé directamente en el agua. Los primeros baños deben ser breves y suaves para ir acostumbrando al pequeño. Si se queja mucho puedes volver a lavarlo solo con la esponja durante una semana más y luego intentar bañarlo de nuevo. Antes del baño debes preparar una manta, un recipiente para enjuagar al bebé, jabón suave y champú para bebés.

 

img articulo

 

Cómo bañarlo

  • Colocar al bebé en una bañera portátil o una tina con 12 cm de agua tibia (una temperatura de 36ºC). Prueba antes su temperatura tocándola con la parte interna de la muñeca o codo, también puedes usar un termómetro.

  • Antes de desvestir al bebé asegúrate que el clima es el adecuado. Es recomendable tener a mano una toalla seca para envolver al bebé en el caso que tengas suene el timbre o el teléfono. Nunca dejarlo solo aunque sean pocos segundos ya que hay el riesgo de que se caiga o ahogue.

  • Una vez desvestido colocarlo en el agua para evitar que coja frío. Con una mano sostenle la cabeza y, con la otra, ayuda a acomodarlo en la tina empezando por los pies. Mientras lo incorporas suavemente en el agua háblale con cariño y de manera dulce. Como gran parte de su cuerpo estará por encima del nivel del agua es preciso ir echándole agua tibia con un recipiente para mantenerlo bien caliente.

  • Hay que dejar que el bebé experimente este momento, dejarle que explore el agua y la salpique. De esta manera el pequeño irá perdiendo el miedo y poco a poco se podrá prolongar la duración del baño.  

  • La forma de lavarlo será de arriba a abajo, y de adelante hacia atrás. Para empezar, usa una esponja o toallita suave para lavarle bien la cara y el cabello. Realiza masajes en todo el cuero cabelludo con la ayuda de una esponja enjabonada. Para este paso deberás colocarle la mano ahuecada sobre la frente para que no le caiga espuma en los ojos. En el caso que le caiga jabón en esta zona limpiarlos con abundante agua tibia y con la ayuda de una toallita húmeda. Finalmente, seguir hacia abajo hasta llegar a los pies.

  • Una vez lo hayas bañado secarlo suavemente con una toalla y cubrirle la cabeza con una toalla con capucha. Después aplicarle una loción humectante hipoalergénica sin perfume para prevenir la piel seca.

 

 

Vídeo con los pasos para bañar a un bebé (Fuente: Ser Padres)

 

 

Comparte este artículo en...