Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

¿Cuándo puedo cortar las uñas a mi bebé?

¿Cuándo puedo cortar las uñas a mi bebé?

Cortar las uñas a un bebé es un tema que preocupa mucho a los padres primerizos ya que normalmente los pequeños se ponen muy nerviosos.

Las uñas de los recién nacidos son frágiles, por lo que se rompen con facilidad creando pequeños bordes irregulares. Por este motivo, y al no controlar aún sus movimientos, es muy habitual que se arañen la cara.

Los expertos aseguran que  no hay ningún impedimento para cortar las uñas a un bebé, aunque se encuentre entre los primeros días de vida. No obstante, hay que ser muy cuidadoso para no dañar al pequeño.

 

Cómo cortarle las uñas

Antes de todo debes usar un cortaúñas para bebés o unas tijeras especiales para los bebés con las puntas redondeadas. De esta manera, si el pequeño se mueve bruscamente no hay el riesgo de herirle. En el caso de no sentirse aún seguro, usar una lima de uñas para suavizar sus uñas.

Otra de las claves es hacerlo en un momento en el que el bebé esté relajado, incluso después del baño ya que sus uñas están más blanditas y no molesta tanto al pequeño.

 

Al crecerles muy rápido, puede ser necesario cortarle las uñas una vez a la semana. Por el contrario, las uñas de los pies crecen a un ritmo menor, por eso se suelen cortar una vez al mes.

 

img articulo

Pasos para cortar las uñas

Hay que buscar una manera fácil y segura para cortarle las uñas. En muchos casos los padres lo hacen en pareja. Con la práctica cada uno encontrará la forma más cómoda y la situación ideal. Mientras uno sujeta al pequeño, el otro le corta las uñas.

 

  • Sostén firmemente la palma del bebé con una mano y, con la otra ir cortándole las uñas.

  • El corte debe ser redondo para evitar irregularidades. Es importante presionar un poco la yema para detectar la parte que sobresale. La uñas del bebé están muy pegadas a la piel y, por ello, hay que asegurarse bien antes de cortarlas.

  • En el caso de herirlo (algo muy habitual) usar una gasa y presionar un poco la herida hasta que deje de sangrar. No poner ninguna tirita ya que normalmente los bebés se llevan las manos a la boca y se podrían atragantar.
  • Finalmente, y una vez cortadas, limpiar bien sus manos para evitar que hayan quedado restos de uñas.

  • En el caso de las uñas de los pies (crecen a un ritmo menor), hay que seguir el mismo procedimiento y cortarlas cuando sea necesario para que sea más fácil cortarlas. No obstante, la línea debe ser cuadrada y no redondeada.

 

Artículos relacionados

El baño del bebé: los pasos para mantenerlo limpio

¿Cuándo hay que empezar a lavar los dientes a los bebés?

Cómo aliviar las molestias de los primeros dientes

Comparte este artículo en...