Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

¿Cuándo es mejor quitar el chupete a mi hijo?

¿Cuándo es mejor quitar el chupete a mi hijo?
Recomendaciones de uso y trucos para conseguir que el pequeño deje este hábito

¿Es bueno que mi bebé use el chupete durante mucho tiempo? ¿Tiene algún efecto perjudicial para su bienestar? Estas son algunas de las preguntas que muchas madres nos hacemos cuando nuestros hijos no se quieren desprender de su chupete.

Según varios estudios, el chupete no es malo si se usa con prudencia. Succionar es un reflejo natural que produce una sensación de calma y seguridad al bebé. Además, los mismos estudios indican que sus uso reduce el riesgo de la muerte súbita y tiene un efecto analgésico ya que calma al pequeño en situaciones dolorosas como en las exploraciones médica.

 

Cuándo empezar a usar el chupete

El chupete se suele recomendar a partir del primer mes de vida del bebé, una vez el pequeño esté en el periodo de lactancia. Evitar usarlo en la medida posible durante los primeros días de vida. Es mejor esperar a que esté establecida la lactancia para evitar desajustes y asegurar que esta fase sea más eficaz.

 

Además usarlo durante el primer año de vida es un factor protector durante el sueño. Es posible que  el niño lo rechace ya que la técnica de amamantar y la de succionar el chupete es totalmente distinta. Hay que tener paciencia y sujetárselo suavemente hasta que lo aguante y no le salga por los lados. En el caso que no lo quiera intentar valorar si lo necesita a la hora de dormir.

 

img articulo

Cómo ha de ser el chupete seguro

El chupete ha de cumplir con la normativa de AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación). Entre los diferentes requisitos para un chupete seguro se encuentran los siguientes:

 

  • Tienen que ser fabricados de plástico y de una sola pieza.

  • Con los bordes redondeados.

  • Con anilla para extraerlo de la boca del bebé con facilidad.

  • La tetina no puede ser superior a 3, 3 cm.

  • La base debe ser lo suficientemente grande para evitar que el niño se lo meta en la boca y se asfixie.

  • Esterilizar  antes de usarlo por primera vez. Sumergelo en agua hervida durante unos minutos. En las próximas veces solo lávalo con agua y jabón suave y enjuagar bien.

  • Se ha de cambiar con frecuencia (cada uno o dos meses), en especial cuando el niño tenga dientes. Durante esta fase puede atragantarse con los fragmentos de tetina que se puedan desprender al mordisquearlo.

  • Si el chupete tiene grietas o rasgaduras tirarlo a la basura por el mismo motivo que el punto anterior. Para más seguridad, ve revisando con frecuencia el chupete.

  • No usar ninguna cuerda o collar alrededor del cuello del niño ya que podría asfixiarse. Usa cadenas cortas de plástico para sujetarlo a su jersey.

 

Cuándo hay que dejar el chupete

Pese a que no es perjudicial para la boca del pequeño, hay que ayudarle a que vaya abandonando el chupete poco a poco. Si lo deja antes de los tres años de edad los efectos perjudiciales sobre la alineación de los dientes son breves. Las malformaciones dentales se producen cuando el uso del chupete perdura hasta después de los tres años.

 

La Sociedad Española de Odontopediatría indica que cuando hay una succión no nutritiva (con el propósito de no ingerir ningún alimento) los dientes centrales inferiores se desvían hacia dentro, y los del maxilar superior se separan y sobresalen hacia fuera. Con el tiempo se origina lo que se llama la mordida abierta, cuando al cerrar la boca estas filas de dientes quedan separadas y no se cierran bien.

img articulo

Recomendaciones para evitar los efectos perjudiciales

Aunque no hayan datos en contra del uso del chupete, si hay unas recomendaciones básicas que se deberían seguir para evitar problemas en la dentición:

 

  • Las malformaciones dentales dependen del tiempo de uso de los chupetes y la fuerza de la succión del pequeño.  Por este motivo es conveniente que el chupete ideal provoque la menor presión sobre el paladar y con tetina suave.

  • Evitar la caries del biberón. No untes la tetina con algún componente dulce como zumos, miel, leche o bebidas azucaradas ya que esto afecta a la dentición de tu hijo. Por eso es conveniente que al acostarlo por la noche le des un chupete en lugar de un biberón. Hay que tener en cuenta que la caries del biberón también puede afectar en los dientes definitivos de los niños mayores ya que durante  un tiempo estos pueden coincidir con los dientes de leche dañados.

  • Otro aspecto erróneo es usar el chupete como un sustituto de la comida. Antes de dárselo observa sus necesidades, si tiene hambre o está cansado.

  • Que no sea el único recurso. Si el niño llora, el chupete no debe ser la única vía para calmarlo. Puedes usar otras técnicas como por ejemplo cantarle una canción o cogerlo en brazos.

 

Trucos para quitar el chupete al niño

Como ya se ha mencionado anteriormente la edad ideal para quitar el chupete al niño es a los 3 años. En algunos casos puede resultar difícil que el pequeño lo abandone ya que les produce un efecto muy relajante. A continuación algunos trucos que funcionan:

 

  • No humillar ni castigar al niño ya que esto aún dificulta más la retirada del chupete.

  • Plantearle varias posibilidades: llevarlo a casa de algún familiar querido, que se lo lleve el ratoncito Pérez o inventarse algún personaje para que se lo lleve.

  • Otra posibilidad es decirle que se ha perdido en la calle.

  • Alabarlo cuando lo deje definitivamente, hay que mostrarle el orgullo de que ya se está aciendo mayor. Durante este tiempo lo echará de menos y lo volverá a pedir. Por eso hay que ser firmes y decirle que ya no usa estas cosas de niños pequeños.

  • Una manera de que los niños mayores lo abandonen es escuchar al pediatra. El especialista le explicará los problemas que tendrá en su boca.

  • La Sociedad Española de Odontopediatría también nos aconseja cortar la tetina o pincharla para que no le produzca una sensación tan placentera.

  • Escucharle en los momentos en que más recurre al chupete y  darle afecto y cariño. En las situaciones con más tensión emocional hay que investigar qué le genera más preocupación. Si no le ayudamos no conseguiremos quitarle el chupete.

Comparte este artículo en...