Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

¿Cómo tratar la costra láctea del bebé?

¿Cómo tratar la costra láctea del bebé?

La costra láctea es una alteración de la piel muy común en los bebés, en especial durante los tres primeros meses de vida. La costra láctea se caracteriza por la presencia de una serie de escamas de color blanco y amarillentas que se adhieren al cuero cabelludo del pequeño, pero también pueden aparecer algunas zonas enrojecidas. Algunos niños solo tienen afectada una pequeña zona, mientras que otros tienen todo el cuero cabelludo cubierto de escamas.También puede aparecer en las cejas, detrás de las orejas, pestañas, cuello, zona del pañal y axilas. En este caso este problema recibe el nombre de dermatitis seborreica (son zonas donde hay una gran cantidad de glándulas sebáceas).  

La costra láctea no molesta y ni es infecciosa. Desaparece sola con el paso del tiempo, durante un periodo de semanas o meses.

Causa de la costra láctea

La causa de este trastorno no está clara pero algunos médicos han asegurado que los cambios hormonales de la madre durante el embarazo podría ser una de ellas. Durante la fase de gestación la mamá sufre muchos cambios hormonales y esto podría estimular las glándulas sebáceas del niño, por lo que produciría mucho más grasa de lo habitual.

La costra láctea también puede aparecer por la influencia del hongo Malassezia, que crece en el sebo junto con las bacterias.

 

Tratar la costra láctea

Esta alteración de la piel desaparece con el paso del tiempo, por lo que no es necesario ningún tratamiento. No obstante, podemos disminuir la costra láctea, a excepción de los casos más severos, con los siguientes cuidados:

  • Lavarle el cabello cada día con un champú suave. Si tiene una gran costra consultar con el pediatra para saber el champú más adecuado ya que existen productos antiseborreicos que contienen ingredientes como sulfuro y ácido salicílico.

  • Mientras se lava masajear muy suavemente con los dedos o toallita. Después peinar con un cepillo suave el pelo del bebé para eliminar las escamas. En el caso de no desprenderse bien puede aplicarse un poco de aceite mineral sobre su cabeza y dejar actuar durante unos minutos. Cepillar de nuevo y lavar el cabello de la manera habitual para evitar que le queden restos de este producto sobre el cuero.  

  • Si la costra láctea no desaparece o presenta otros síntomas acudir al pediatra para que haga un diagnóstico.

Comparte este artículo en...