Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Cómo esterilizar los biberones de nuestros bebés

Cómo esterilizar los biberones de nuestros bebés

A lo largo de los años esterilizar los biberones, tetinas y chupetes del bebé ha sido una práctica muy habitual.  Los especialistas recomiendan esterilizar estos utensilios hasta el cuatro meses de vida ya que el sistema inmunológico del pequeño aún se está desarrollando. Al tener pocas defensas, el pequeño puede sufrir una infección al entrar en contacto con los gérmenes.

Los pediatras Santiago Garcia-Tornel Florensa y Elena Alcover Bloch consideran que actualmente existen buenas condiciones sanitarias de nuestro país y, por lo tanto, no es necesario que los padres destinen sus horas con este proceso. No obstante, recalcan, sí es necesario esterilizar cuando lo indique el médico por razones médicas.

Otra de las medidas que recalcan es la importancia de lavarse las manos al preparar la leche del bebé.

 

La Asociación Española de Pediatría (AEPED) indica que no es necesario esterilizar los biberones y tetinas. Los biberones y tetinas deben lavarse como el resto de vajilla: de la forma manual o bien en máquina con agua y jabón. Hay que asegurarse muy bien que no queden restos de leche.

La asociación sí recomienda esterilizar los chupetes antes de su primer uso, ya sea mediante el método frío o caliente.

 

 

img articulo

Cómo esterilizar los biberones, tetinas y chupetes

Antes de esterilizar hay que lavar muy bien con agua y jabón las manos y los utensilios. Existen cepillos para limpiar las zonas difíciles de alcanzar. Incluso hay que asegurarse que en la zona del cuello y la rosca no queden restos de comida. Una vez ya lo tenemos todo limpio, podemos esterilizarlo de dos maneras: en frío o en calor.

 

Frío

Este método es más lento. Para esterilizar en frío solo hay que introducir el biberón, el chupete y las tetinas en un recipiente con agua y líquido desinfectante. Hay que dejarlo aproximadamente entre 30 y 60 minutos. Esta manera de esterilizar no es tan recomendable ya que hay que tener mucho cuidado con las dosis de los productos.

 

Calor

Para esterilizar los biberones y accesorios del bebé en caliente hay que introducirlos en agua hirviendo durante unos 10 o 15 minutos aproximadamente.  Una manera más rápida es usar un esterilizador eléctrico, en pocos minutos podemos introducir varios utensilios para eliminar las bacterias. Otro método rápido también es usar esterilizadores para el microondas.

 

Una vez hayas esterilizado los utensilios debes dejarlos secar o secarlo con un paño de cocina limpio. Almacenar los biberones y las tetinas en un recipiente bien limpio tapado para evitar polvo y suciedad.

Comparte este artículo en...