Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para poder darte el mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.

Cómo calmar los cólicos del lactante

Cómo calmar los cólicos del lactante
Se trata de un trastorno que suele aparecer entre las 2 y los 4 meses de vida

Los cólicos del lactante son otro motivo del llanto del pequeño. Los cólicos del lactante suelen aparecer entre las 2 y los 4 meses de vida. El bebé suele llorar casi a diario durante una o varias horas, con ataques repentinos y con un tono intenso. También encoge las piernas sobre el abdomen, y las mueve bruscamente. Su cara se enrojece y suele cerrar los puños y llevárselos a la boca. Es más frecuente que los cólicos aparezcan  por la tarde o la noche.

 

Causas

Aunque no se sabe con exactitud las causas que provocan los cólicos, los especialistas han propuesto varios motivos: un exceso de estímulo del bebé, cambios en la rutina, inmadurez del aparato digestivo, estreñimiento, o cansancio.

 

Cómo calmar al bebé

Aunque no existe ningún remedio para los cólicos del lactante, sí puedes calmar el llanto del bebé. Ten en cuenta que es una alteración benigna que acaba desapareciendo conforme el niño va creciendo. A continuación una serie consejos de los especialistas:

 

  • Identificar bien las causas del lloro (si tiene hambre, está sucio…)

  • Buscar la posición más tranquila para el bebé. Puedes envolverlo en una manta delgada y acercarlo a tu pecho paraque el niño sienta el calor y el contacto con sus padres.

  • Puedes hacerle un suave masaje en la espalda o en el abdomen en dirección circular.

  • Mecerlo suavemente, los movimientos suaves y tranquilos le recuerdan a los movimientos que sentía dentro del útero de la madre. .

  • En  la lactancia materna la madre deberá evitar el consumo de excitantes. En el caso de lactancia artificial, las tomas deben ser regulares para favorecer la digestión.

  • La toma del bebé debe ser relajada para evitar que el pequeño trague mucho aire.

  • A veces un sonido tranquilizante o la propia voz les tranquiliza.

  • Tras la toma, sujetar al pequeño en posición vertical para que expulse los gases eructando.

  • No darle nunca hinojo o manzanilla ya que es muy peligroso para la salud del bebé.
Comparte este artículo en...